lunes 15 de febrero 2021

Prevenga la resistencia a los antimicrobianos evitando de su abuso

¿Cuándo debo utilizar un antibiótico?

Dayhan Céspedes
dcespedes@repretel.com

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas, por lo tanto, no sirven para tratar patologías provocadas por virus, como la covid-19, la gripe o el resfriado.

“Durante los últimos 70 años, el uso y abuso de los antimicrobianos se ha extendido no sólo en la medicina humana y veterinaria, sino también a otros campos, como la producción animal y agrícola. Lo anterior, a su vez, ha propiciado un incremento en el desarrollo y propagación de la resistencia a los antimicrobianos, entre los microorganismos que causan enfermedades en el ser humano, los animales y los cultivos vegetales para consumo humano”, se detalla en el Plan Nacional Resistencia Antimicrobiana Costa Rica 2018-2025.

¿Por qué abusamos de los antibióticos?

Un estudio de la Universidad de Rutgers (Estados Unidos), indica que los principales motivos son la creencia errónea de que sirven para curar muchas enfermedades y la predisposición de algunos médicos a recetarlos cuando los pacientes piden medicación.

Ministerio de Salud

El total de antimicrobianos consumidos en Costa Rica en los años 2015 y 2016, según el Ministerio de Salud, el consumo de Amoxicilina para el año 2015 fue de 8,127 mg y para el 2016, 8,800 mg, los antimicrobianos con menos consumo en ambos años son Amoxicilina combinada con Claritromicina y Lansoprazol, Amoxicilina combinada con Sulbactam, Ertapenem y Ampicilina con Sulbactam.

Para prevenir y controlar la propagación de la resistencia a los antibióticos la OMS recomienda:

  • Tomar antibióticos únicamente cuando los prescriba un profesional sanitario certificado.
  • No pedir antibióticos si los profesionales sanitarios dicen que no son necesarios.
  • Seguir siempre las instrucciones de los profesionales sanitarios con respecto al uso de los antibióticos.
  • No utilizar los antibióticos que le hayan sobrado a otros.
  • Prevenir las infecciones lavándose frecuentemente las manos, preparando los alimentos en condiciones higiénicas, evitando el contacto cercano con enfermos, adoptando medidas de protección en las relaciones sexuales y manteniendo las vacunaciones al día.
  • Preparar los alimentos en condiciones higiénicas tomando como modelo las cinco claves para la inocuidad de los alimentos de la OMS (mantener la limpieza; separar alimentos crudos y cocinados; cocinar completamente; mantener los alimentos a temperaturas seguras; y usar agua y materias primas inocuas), así como elegir alimentos para cuya producción no se hayan utilizado antibióticos con el fin de estimular el crecimiento ni de prevenir enfermedades en animales sanos.
Cerrar