domingo 15 de agosto 2021

Desesperación en Kabul ante la llegada de los talibanes: la gente se agolpa en bancos y miles buscan escapar en auto

La inminente toma de poder del grupo extremista islámico provoca pánico en la capital

La escala y la velocidad del avance de los insurgentes talibanes han conmocionado a los afganos y a la alianza liderada por Estados Unidos que invirtió miles de millones en el país durante las últimas dos décadas.

El grupo terrorista estaba al borde de la victoria total el domingo, con sus combatientes ordenados a esperar en las afueras de la capital Kabul y el gobierno admitiendo que se estaba preparando para una “transferencia de poder”.

La inminente toma de posesión de los talibanes provocó miedo y pánico en Kabul entre los residentes temerosos de la línea dura del islam del grupo.

A medida que los insurgentes se acercaban, los residentes aterrorizados invadieron los bancos por segundo día consecutivo, con la esperanza de retirar sus ahorros.

Mientras tanto, miles de personas buscaban escapar en auto, causando el colapso de las calles de Kabul.

Muchos ya se habían resignado a que los talibanes tomaran el poder.

“Mi único deseo es que su regreso conduzca a la paz. Eso es todo lo que queremos”, dijo a la AFP Tariq Nezami, comerciante de Kabul.

Un trabajador fue visto el domingo cubriendo con pinturas cárteles publicitarios en un salón de belleza que mostraban a una novia glamorosa por temor a represalias de los talibanes.

Según varios reportes, los talibanes ya habrían expulsado a las mujeres que trabajaban en los bancos.

Para las decenas de miles de personas que han buscado refugio en Kabul en las últimas semanas, el ambiente abrumador era de aprensión y miedo.

Un médico que llegó a la capital con su familia de 35 miembros de Kunduz dijo que planeaba regresar.

“Me preocupa que haya muchos combates aquí. Prefiero volver a casa, donde sé que se ha detenido”, dijo a la AFP, pidiendo no ser identificado.

Existe el temor de un vacío de seguridad en la capital, ya que miles de policías y otros miembros de las fuerzas armadas han abandonado sus puestos, uniformes e incluso armas.

Incluso el presidente afgano Ashraf Ghani abandonó el país este domingo, según aseguró el ex vicepresidente Abdullah Abdullah.

Ofensiva relámpago

Los militantes rodearon Kabul luego de una derrota asombrosamente rápida de las fuerzas gubernamentales en los últimos días, con tropas incapaces de aferrarse al territorio sin el apoyo militar de Estados Unidos.

La caída de Kabul hará que el grupo islámico de línea dura recupere el poder dos décadas después de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos lo derrocaran a raíz de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Estados Unidos comenzó a trasladar a sus ciudadanos y personal afgano al aeropuerto de Kabul, con la ayuda de miles de tropas desplegadas en la capital para ayudar con la evacuación.

El secretario de Estado Antony Blinken, sin embargo, descartó el domingo las comparaciones con la caótica salida estadounidense de Saigón en 1975.

“El hecho es este: fuimos a Afganistán hace 20 años con una misión en mente”, dijo.

“Eso fue para lidiar con las personas que nos atacaron el 11 de septiembre. Esa misión ha tenido éxito”.