Descarga Repretel Play

miércoles 03 de abril 2019

Células madre en los dientes de leche podrían curar el cáncer y prevenir infartos

Método aún se encuentra en desarrollo.

Redacción
Repretel.com

 

Conservar los dientes que se caen durante la infancia puede ayudar a salvar vidas, según el Centro Nacional de Biotecnología de Estados Unidos. Los investigadores afirman que los también llamados dientes de leche serían de gran utilidad para combatir el cáncer y prevenir infartos.

Esto se debe a que las células madre en un diente más joven tienden a estar menos expuestas a los daños ambientales, en comparación a los adultos, de modo que contribuyen a la regeneración de nuevas células en otras partes del cuerpo.

##ENLACE##

Los dientes de leche podrían, así, reemplazar el difícil proceso de obtener células madre a partir de la médula ósea en otras áreas del cuerpo.

El método aún está en desarrollo, pero en los próximos años su uso estaría destinado a la lucha contra el cáncer y además, mediante las células neurales en el cerebro existe la posibilidad de prevenir infartos.

Así mismo, las células madre de pulpa decidua humana (hDPSC) también contribuirían a la regeneración de los huesos, el hígado, tratamiento de la diabetes y la reproducción del tejido ocular. Estas células se pueden obtener de dientes de leche de niños de hasta 10 años.

En China, se realizó un ensayo clínico en el que se utilizaron dientes de la infancia para volver a generar nuevos que habían crecido en 30 pacientes, pero que no estaban completamente desarrollados. Mientras que el año pasado, anunciaron que la renovación de los vasos sanguíneos y conexiones nerviosas en la pulpa dental en la etapa adulta era posible.

El proceso denominado apexificación se utiliza para estimular el crecimiento de la raíz cuando los dientes permanentes están dañados, aunque no reemplaza el tejido perdido y el paciente puede sufrir la muerte y caída del diente.

##ENLACE##

"Este tratamiento les devuelve a los pacientes la sensación en sus dientes", dijo Songtao Shi, investigador de la Universidad de Pennsylvania. "Si les das un estímulo caliente o frío, ellos pueden sentirlo, pues sus dientes están vivos otra vez", sostuvo.

Según el portal Penn Today, en setiembre de 2018, Shi dijo que se tenían "datos de seguimiento para dos, dos años y medio, incluso tres años, y hemos demostrado que es una terapia segura y eficaz". 

Con información de La República.

Cerrar