Cerrar
miércoles 17 de noviembre 2021

Recuperación de servicios de otras patologías y disminución de camas covid-19 será paulatina

Proyecciones indican que el país presenta una tendencia sostenida de baja de casos nuevos, de hospitalización y fallecidos por covid.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) desarrollará una estrategia de desescalada estratificada de las camas destinadas a la atención de pacientes covid-19 lo que permitirá la recuperación de servicios de otras patologías, anunció el doctor Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo.

Será un proceso paulatino ejecutado por fases, según explicó el jerarca, a la vez que explicó que la decisión se tomó porque las condiciones epidemiológicas de la pandemia lo permiten.

Macaya explicó que el país sigue mantiene una situación a la baja de casos nuevos lo que reduce la demanda de camas de hospitalización y fallecimientos por esta enfermedad, lo que permite a la Caja “iniciar un proceso controlado para alcanzar un equilibrio en la atención de pacientes covid y otras patologías”.

Aseguró el jerarca que la inmunización contra covid-19 va por buen camino y se está cada vez más cerca de la meta del 87% de cobertura colectiva.  Igualmente existe la necesidad de recuperar servicios ordinarios en todos los hospitales.

Para el doctor Macaya la CCSS ha sabido responder a los retos exigidos por la pandemia, “logramos adaptarnos y replantear nuestro quehacer institucional para mantener los servicios básicos y esenciales en beneficio de nuestros usuarios y ofrecer en la medida de las posibilidades el abordaje requerido acorde a la severidad de la enfermedad covid-19” afirmó.

Estos esfuerzos realizados de forma simultánea incluyen: muestreo y pruebas de laboratorio, seguimientos domiciliares, traslados de pacientes, hospitalización, vacunación, la atención de emergencias y problemas de salud prioritarios, uso de medios alternativos para seguimiento de pacientes con otras patologías, el mantenimiento de la cadena logística para garantizar los insumos, medicamentos y equipamiento necesarios, la gestión de información que ha permitido tomar las mejores decisiones de manera anticipada y el trabajo continuo de información y comunicación hacia la población.

De igual manera destacó que en este 2021, entre el 27 de abril y la primera semana de octubre se alcanzaron niveles muy altos de ocupación de camas UCI, por encima de la meta óptima: 528 camas el 25 de mayo y 490 camas el 15 de setiembre. Mientras que en camas salón “se llegó a utilizar hasta la última cama disponible”, el 25 de mayo con 911 personas y 889 el 28 de setiembre.

El 25 de mayo la CCSS registró 1 439 personas hospitalizadas. “El día más alto de toda la pandemia” indicó el presidente ejecutivo.

Este panorama cambió, “ahora estamos en un momento en que la pandemia nos permite trabajar en un escenario ordinario en el que podemos desescalar camas destinadas a covid, y que se pueda dar una coexistencia de la atención de pacientes covid y otras patologías.”

El doctor Macaya destacó como factores importantes para que el país salga adelante de la pandemia la vacunación contra covid y la disciplina en el lavado de manos con agua y jabón, el uso de la mascarilla y el distanciamiento, por lo que hizo el llamado a que esta Navidad y Año Nuevo sea celebrada de manera segura.

“Es una época en la cual deseamos estar con nuestros seres queridos, lo cual podemos hacer de manera segura, si estamos vacunados y mantenemos las otras medidas preventivas”, exhortó.

Desescalada de camas covid en fases

La Estrategia de desescalada estratificada de camas para la atención covid permite una ampliación  y disminución de camas de acuerdo con lo que se necesita, basada en primera instancia en las capacidades de respuesta regional y enfocada en que la atención de covid se encuentre dentro de la atención ordinaria de los centros hospitalarios.

La doctora Yerly Alvarado, asesora de la gerencia médica explicó que se plantean dos escenarios cuya ejecución se propone en ocho fases: el ordinario, que corresponde al momento de la desescalada de camas covid y contempla la coexistencia de la atención de pacientes covid y no covid, la recuperación de servicios y la capacidad de respuesta local.

Y el extraordinario, se encuentra enmarcado en la reconversión de camas según la demanda y la reorganización de la red para la atención de un aumento de camas.

Escenario ordinario de desescalada

FASE 1:  Distribución en red hospitalización COVID. Ante la disminución de casos y principalmente de la demanda hospitalaria actual, se propone que cada red hospitalaria se organice de manera que pueda atender las necesidades de su población en cuanto a casos covid, de manera que le sea posible la recuperación paulatina de sus servicios que se han visto afectados debido a la pandemia.

En esta etapa se recalca la propuesta de cierre técnico del Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (Ceaco) para que retome su recuperación de servicios de hospitalización y la recuperación de pacientes post covid.

FASE 2: Reducción de camas en hospitales periféricos. Como resultado en la continuidad en la disminución de la demanda hospitalaria, se propone en esta fase como opción viable, la concentración de casos en centros de salud estratégicos, con el propósito de eficientizar los recursos disponibles y maximizar la recuperación de servicios hasta donde las condiciones epidemiológicas y la demanda de camas lo permita.

Los centros estratégicos son los siguientes:

RegiónCentro de Salud
BruncaHospital Dr. Tomás Casas
ChorotegaHospital La Anexión
Huetar AtlánticaHospital Guápiles
Central Norte y Central SurHospital Nacional Psiquiátrico

Aunado a lo anterior y en el caso del hospital Nacional Psiquiátrico, se readecúa la oferta de camas covid-19 para habilitar salud mental, cerrando para ello dos módulos y de manera que la cantidad de camas disponibles sea de 76 camas leves y 10 moderadas, con lo cual este centro inicia su recuperación de servicios.

FASE 3. Reducción de camas hospitales regionales. En esta etapa se haría un cierre técnico automático HNP, ya que toda la demanda de atención covid se puede sostener dentro de la labor ordinaria de la prestación de servicios de todos los hospitales del país. Eso será posible en un escenario ideal que estará marcado por el comportamiento de la pandemia y que será posible cuando covid sea endémico.

En esta fase también se hará la reorganización de camas hospitales nacionales. Es importante mantener un equilibrio de la cantidad de camas covid de los hospitales regionales y nacionales como la oportunidad de ir recuperando los servicios de acuerdo con la complejidad de cada uno de estos niveles.

FASE 4. Reducción de camas en hospitales nacionales. Corresponde a la concentración de los casos residuales de cuidados intensivos en el hospital Rafael Ángel Calderón Guardia y por ende el inicio de su desescalada total, de manera que los casos que manejan en los centros hospitalarios de manera ordinaria.

Escenario extraordinario

FASE 5. Distribución de casos en la red hospitalaria para atención covid. De la misma manera que lo hizo la fase No. 01, la ampliación de la oferta de camas covid dará inicio con una organización regional que permita dar atención oportuna a los casos.

FASE 6. Apertura en camas en hospitales nacionales. Con el fin de dar continuidad a la recuperación de servicios, el primer centro hospitalario en abrir camas para concentración de casos será el hospital Rafael Ángel Calderón Guardia.

FASE 7. Ampliación de casos leves a nivel regional. La concentración de casos en centros estratégicos se considera en esta fase de aumento de casos sostenidos, para el requerimiento de camas leves y moderadas.

FASE 8. Medidas extraordinarias. Ante un aumento de casos que sobrepase la capacidad hospitalaria nacional, deberá valorarse con base en las condiciones epidemiológicas, las necesidades regionales y las posibilidades que se tengan a nivel de la Institución.