Cerrar
jueves 23 de septiembre 2021

Rafael Rojas y los excesos que lo llevaron a perder su brillante carrera

Ahora vive en Costa Rica

Hacia finales de los años 80 y a todo lo largo de los 90, el actor Rafael Rojas era uno de los galanes de telenovelas más cotizados y favoritos del público femenino de habla hispana; con su presencia y apostura, así como sus distintivos ojos verdes, causaba furor en las pantallas; sin embargo, una serie de malas decisiones profesionales y excesos en su vida personal propiciaron su repentina salida del mundo del espectáculo, por lo cual fue objeto de diferentes especulaciones y controversias que se arraigaron en la opinión pública.

La más sonada —y promovida por esa flor de escándalo que es la revista TVNotas— hace cinco años, fue que Rojas, que había tenido problemas con su manera de beber y pasado por un divorcio muy difícil de la madre sus hijos, se había convertido en un drogadicto indigente, que no tenía hogar y vivía de pepenar basura, algo que sustentaron con fotografías en las que presuntamente aparecía el actor como mendigo, y este chisme fue tan sonado que mucha gente todavía lo da por cierto.

Un inicio de envidia

Rojas es originario de Costa Rica, donde nació en 1961 y llegó a México en 1984, después de haber establecido una carrera en su país natal. Debutó en con la telenovela de época ‘Martín Garatuza‘ en 1986, haciendo pareja romántica con la difunta Rita Guerrero (que dejó las telenovelas para convertirse en estrella de rock) y un año después su carrera despuntó al aparecer como el hermano de Adela Noriega y novio de Thalía Sodi en la producción de Carla Estrada, ‘Quinceañera’.

Gracias al éxito sin precedentes de este melodrama juvenil, el actor ganó mucha popularidad que lo llevó a convertirse junto con Omar Fierro, Arturo Peniche y Ernesto Laguardia, en uno de los galanes de las telenovelas más cotizado del momento. Así, repitió al lado de Carla Estrada en la segunda parte de ‘Amor en Silencio’ —como pareja de Cynthia Klitbo— y su consagración llegó consu primer protagónico al lado de Salma Hayek en la versión de 1989 de ‘Teresa‘, donde dio vida a Mario, el joven estudiante de medicina que es el único amor de la caprichuda y ambiciosa Teresa, pero que no aguanta su carácter y soberbia, y acaba dejándola por su amiga Aurora (Patricia Pereyra).

Otro gran hit fue como villano en ‘Baila Conmigo’ con Biby Gaytán, Eduardo Capetillo Paulina Rubio, y posteriormente, Lucy Orozco lo mandó llamar de nuevo para que fuera un villano en una actuación especial en su nueva versión del clásico de Caridad Bravo Adams ‘Yo no creo en los hombres’, con Gaby Roel, Saby Kamalich y una entonces muy joven Yolanda Andrade; ambas participaciones lo reafirmaron como un prometedor actor, y su segundo protagónico le vino con ‘La sombra del otro‘, un thriller escrito por el autor de ‘Cuna de lobos‘ (Carlos Olmos), que estelarizó con Edith González, pero que no tuvo el éxito que se esperaba (por eso mismo, después de esta, ya no volvió a tener roles protagónicos, cosa que le causaba frustración).

El declive

Hacia fines de los 90 y principios de los 2000, aunque ya había formado una familia con la ex modelo Milena Santana, con quien tiene tres hijas (Isla, Mar y Valeria), siguió trabajando más indiscriminadamente, mientras que sus excesos en la comida y el alcohol empezaron a afectarlo, haciendo que subiera mucho de peso, y que sus apariciones sufrieran, por lo que pronto se vio relegado a apariciones en roles de soporte en telenovelas como ‘María Isabel’, ‘Serafín’, ‘Amor Real’, ‘Mariana de la noche’, ‘Pasión’ (que fue un fracaso espectacular), ‘Duelo de pasiones’, ‘Eternamente tuya’ y finalmente ‘Vidas robadas’, su último crédito que data de 2010 y que hizo cuando ya trabajaba para TV Azteca y era prácticamente irreconocible.

Luego de esta telenovela, Rojas desapareció del mundo artístico sin dejar rastro, y nadie sabía de su paradero. En 2016, los medios de espectáculos mexicanos comenzaron, a raíz de lo publicado por TV Notas, a esparcir el bulo de que el actor había caído en la drogadicción y que vivía en condición de calle. Esto fue negado por su compatriota y amiga Maribel Guardia, quien publicó en Instagram una imagen de su ex colega viviendo tranquilo en Costa Rica.

Dejar la actuación, una decisión

Por otra parte, el propio Rojas salió a desmentir esto y en una entrevista que ofreció al programa de televisión ‘De Primera Mano’, que dirige Gustavo Adolfo Infante,señaló que era mentira todo lo que se decía de que era un ‘teporocho‘ (término por el que se refiere popularmente a las personas sin techo ni sobriedad que viven en la calle en las urbes de México) y reveló las razones por las cuales decidió dejar actuación; la principal fue el ataque de los medios tras el traumático divorcio que tuvo con Santana, que lo acusaba de ser cocainómano y pastillófilo, ser violento con ella, mal padre al no pasar manutención a sus hijas, e incluso insinuar que podía ser bisexual, ya que según ella, Rojas llevaba una ‘doble vida’, término que usaba ambiguamente, pero que él desmintió de manera tajante.

En charla con Infante, Rojas aseguró que llegó a sentirse agradecido a la larga de dichos señalamientos porque le sirvieron para darse cuenta de que, en efecto, era alcohólico y eso afectaba su salud, y de que no estaba desempeñándose en lo que realmente le gustaba, por lo que decidió buscar la sobriedad y la tranquilidad volviendo a su país de origen. Además, contó que se había vuelto a casar con una mujer a la que calificó de ser “humano maravilloso” que lo hacía sentirse muy feliz, ya que no tenía por qué vivir más de apariencias.

Ahora está dedicado la agricultura y tiene dos ranchos dedicados al cultivo vegetal, ubicados en Ojochal de Osa y en Pérez Zeledón, dos departamentos de Costa Rica, donde vive pacíficamente, aunque también se mantiene activo en su página personal de Facebook, ya que apunta “soy un hombre ahora sano, sobrio y contento y no tengo nada qué esconder. Ya soy abuelo, estoy en contacto con mis hijas y ya no tengo ningún interés en volver a actuar. Fue un ciclo muy bonito, pero ya terminó para mí.”

Nota de Yahoo.com