lunes 12 de julio 2021

La FDA estudia un vínculo entre la vacuna de Johnson & Johnson con enfermedad del sistema nervioso

Se trata de una enfermedad autoinmune del sistema nervioso donde el propio cuerpo daña las neuronas y debilita los músculos, causando en muchos casos una parálisis.

Redacción

repretel.com

Funcionarios sanitarios de Estados Unidos advirtieron que están monitoreando informes de un trastorno inusual del sistema inmunológico en algunas personas que recibieron la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson.

El aviso, que aún no se ha hecho oficial, será emitido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), la agencia gubernamental que se encarga de aprobar el uso de nuevos fármacos, vacunas y otros productos relacionados con la salud pública.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron este lunes en un comunicado que los datos de efectos secundarios indican un “posible pequeño riesgo” del síndrome de Guillain-Barré, una condición poco común en la que el sistema inmunológico ataca los nervios.

De alrededor de 12,8 millones de dosis de la vacuna administradas hubo 100 informes preliminares del síndrome, precisaron los CDC. Los casos se observaron principalmente en hombres mayores de 50 años, aproximadamente dos semanas después de recibir la vacuna de dosis única.

En base a un sistema de monitoreo federal sobre la seguridad de las vacunas, la FDA identificó 100 casos del poco frecuente trastorno neurológico tras la inyección de 12,5 millones de dosis. De ellos, 95 fueron graves y requirieron hospitalización. Hubo una muerte reportada.

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad autoinmune del sistema nervioso donde el propio cuerpo daña las neuronas y debilita los músculos, causando en muchos casos una parálisis.

Técnicamente denominado polirradiculoneuropatía inflamatoria desmielinizante de curso agudo, es más conocido como síndrome de Guillain-Barré, por los médicos que la descubrieron. Quienes padecen este trastorno experimentan síntomas como visión borrosa, cosquilleos, falta de equilibrio o pérdida de reflejos en brazos y piernas. En otros casos puede haber palpitaciones, contracciones musculares o entumecimiento facial y, en aquellos más graves, ausencia temporal de la respiración, babeo y desmayo.

Esto sucede porque el trastorno neurológico induce al sistema autoinmune a atacar una parte del sistema nervioso periférico, la mielina, que es la capa que recubre los nervios. Además, afecta los nervios periféricos del sistema nervioso del cuerpo, principalmente la médula espinal.

Todavía no se conocen con exactitud sus causas pero en la gran mayoría de casos se da luego de un cuadro viral o infeccioso, situación que alerta a entender que cualquier bacteria o virus puede desatar los síntomas.

Esto es no porque sea el virus el daño en sí, sino porque eso desencadena una respuesta inmune que eventualmente es errónea. El cuerpo queda “mal seteado” y produce el trastorno. Sin embargo, es cierto que existe una predisposición inmunológica y genética a padecerlo.

En relación a la vacuna de J&J, los CDC señalaron que el tema se discutirá en una próxima reunión del comité asesor de vacunas.

La agencia dijo que el riesgo de eventos adversos graves de las vacunas contra el COVID-19 sigue siendo remoto y que se recomienda que todas las personas mayores de 12 años reciban una vacuna. En muchas áreas los contagios han aumentado nuevamente debido a la propagación de la variante delta.

El síndrome de Guillain-Barré lleva al sistema inmunológico a atacar por error los nervios sanos. Estados Unidos estima que cada año, una de cada 100.000 personas lo experimenta.

Los casos generalmente comienzan a los pocos días o semanas de una infección viral respiratoria o gastrointestinal y pueden resultar en brotes leves de debilidad o formas más graves de parálisis. La mayoría de la gente se recupera.