martes 27 de agosto 2019

Estados Unidos desecha al menos 3500 riñones donados cada año

Un revelador estudio dio a conocer la cantidad de órganos donados que no son aprovechados, pese a que hay 93 000 pacientes en lista de espera.

Redacción
Repretel.com

 

La cultura de la donación de órganos es algo que está expandiéndose cada vez más en todo el mundo, pues las personas están tomando conciencia de la cantidad de vida que se pueden salvar. Sin embargo, según un estudio publicado el lunes en la revista JAMA Internal Medicine, en los Estados Unidos se desecha al menos 3500 riñones donados cada año, informó La República.

Esta cifra es alarmante, tomando en cuenta que se trata de una de las potencias mundiales y que en ese país existen alrededor de 93 000 pacientes en lista de espera por un riñón que les salve la vida, tal como informa CNN en un video que ya se puede ver en YouTube.

Se calcula que más de 37 millones de estadounidenses padecen alguna enfermedad renal crónica y aproximadamente 5000 mueren cada año mientras están en la lista de espera de riñón (un promedio de 12 diarias), haciendo que sea la novena causa principal de muerte en EE. UU.

Ante la situación, que se ha convertido en una verdadera emergencia de salud, el presidente Donald Trump firmó en julio un decreto que prometía transformar la atención renal en este país, y solucionar de esta manera la falta de órganos para los pacientes.

En el mencionado estudio, los investigadores analizaron la cantidad de donantes fallecidos con órganos que se ofrecieron en los centros de trasplante de riñón entre 2004 y 2014. Durante ese período, se donaron 156 089 riñones, de los cuales 128 102 fueron trasplantados y 27 987 fueron descartados.

Eso da como resultado que más del 17% de los riñones donados en Estados Unidos fueron desechados. Desde el final del período de estudio, la cantidad de riñones descartados ha aumentado. En 2016, se descartaron 3631 alrededor del 20%, según los investigadores.

La conclusión a la que se llegó es que los médicos estadounidenses son reacios a hacer los trasplantes si el órgano no está en perfectas condiciones. Esto, según los especialistas, porque existe “un intenso escrutinio regulatorio de los programas de trasplante de EE. UU., que pueden perder credenciales si sus resultados de muerte por año y falla del injerto exceden los resultados pronosticados”.

Cerrar