viernes 26 de febrero 2021

Viajó 50 km intentando encontrar a su difunta dueña en España. No la halló, pero le darán otro hogar

Luego de caminar desde Málaga a Guaro, fue recogido por los servicios de protección animal, quienes lo han cuidado y están intentando hallarle una nueva familia.

El pequeño Ribero, un perro que fue rescatado por los voluntarios de la Sociedad de Protección de los Animales de Málaga, lamentablemente sufrió la muerte de su ser más querido. Su dueña, con quien había vivido en Guaro, España, hasta que ella falleció siendo ya una anciana. Tras su defunción, este can permaneció en la calle al frente de su casa durante dos meses, hasta que los rescatistas de animales llegaron donde él y lo salvaron.

Lo llevaron a Málaga, a un refugio que tienen en dicha ciudad, en el cual Ribero duró solo dos días hasta que logró escaparse saltando una valla de dos metros.

Extrañaba a su humana favorita. Y todavía no podía asimilar su muerte. La legendaria lealtad de su especie le obligaba a estar a su lado, aún aunque esta anciana ya había fallecido. Perro que pudo ser encontrado luego de 11 días de búsqueda, siendo hallado a 50 kilómetros de distancia, después de haber caminado por transitadas carreteras hasta regresar a la casa donde vivía con su querida dueña. Ese era su hogar y no era capaz de entender que su dulce vida en él se había terminado. Volviendo a regañadientes al refugio en el que se encuentra actualmente, donde es cuidado personalmente por un joven voluntario.

“En los pueblos hay muchos animales que están acostumbrados a entrar y salir libremente de las casas, pero cuando murió su dueña, la primera intención fue rescatarlo y buscarle un hogar (…) Como allí está a salvo, el niño que lo estaba cuidando seguirá haciéndolo, para que gane confianza y trate de hacerlo venir voluntariamente, porque está claro que si no, no se acostumbrará al refugio, y si lo metemos en una casa de acogida se va a escapar”

– declaró Carmen Manzano, presidenta del refugio Sociedad Málaga para la Protección de los Animales, a Diario Sur

La finalidad es cuidar a este can mientras le buscan un hogar. El joven se quedará temporalmente con él en el refugio, dándole el cariño y la atención que todo perrito necesita. Y paralelamente desde la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, explicaron que, idealmente, la persona que busque convertirse en su familia, debe ser alguien que tenga un jardín y le provea mucho aire libre, para que viva feliz.

“En los pueblos hay muchos animales que están acostumbrados a entrar y salir libremente de las casas, pero cuando murió su dueña, la primera intención fue rescatarlo y buscarle un hogar (…) Como allí está a salvo, el niño que lo estaba cuidando seguirá haciéndolo, para que gane confianza y trate de hacerlo venir voluntariamente, porque está claro que si no, no se acostumbrará al refugio, y si lo metemos en una casa de acogida se va a escapar”

– declaró Carmen Manzano, presidenta del refugio Sociedad Málaga para la Protección de los Animales, a Diario Sur

La finalidad es cuidar a este can mientras le buscan un hogar. El joven se quedará temporalmente con él en el refugio, dándole el cariño y la atención que todo perrito necesita. Y paralelamente desde la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, explicaron que, idealmente, la persona que busque convertirse en su familia, debe ser alguien que tenga un jardín y le provea mucho aire libre, para que viva feliz.

Cerrar