domingo 06 de marzo 2022

Un periodista chileno es intimidado por militares en Kiev en un video viral

Un periodista chileno es intimidado por militares en Kiev en un video viral

Jorge Said, un periodista chileno corresponsal en Kiev (Ucrania) vivió un tenso momento. Mientras retransmitía para el Canal 13 de su país, contó que ya había sido detenido por militares en al menos tres oportunidades.

“Acá vienen los militares de nuevo y ahora vienen muy agresivos”, expuso.

Luego de ese cruce de palabras, Said se dio vuelta y se escuchó un disparo. Los conductores del programa se horrorizaron y hasta se escuchó un insulto al aire.

Tras el incidente, Said volvió a salir en pantalla, mostrando que no había sufrido ninguna lesión y explicó que el disparo había sido al aire.

Estoy muy bien. Lo que pasa es que ellos (los militares) están haciendo control y aquí hay disparos… Están muy nerviosos hoy”, señaló.

De hecho, afirmó que pidió al programa hacer despachos cortos, debido a lo mismo.

Hoy estaban muy nerviosos con los periodistas, porque les insisto, creen que hay mucha gente espía acá. Yo no sé, no he visto pero lo que he visto es que hay muchos comentarios de gente que estaría marcando con los teléfonos algunos blancos, por lo tanto, ellos creen que estamos marcando con gps o algo así”, agregó.

Otros momentos de tensión

El periodista ha vivido varias situaciones de peligro. Said, relató que el martes, en medio de bombardeos, no se le permitió resguardarse en el metro de Kiev.

Están llegando militares y están poniendo unas estructuras. Han llegado 300 militares aproximadamente, están casi todos dentro del metro y están colocando una especie de miguelitos gigantes en ambos lados”, detalló.

De acuerdo a su informe, estos grupos “están mucho más organizados y obviamente con otro tipo de disposición”. E

Por ello, decidió buscar un nuevo lugar para poder refugiarse de los posibles ataques.

Tras eso, Jorge Said volvió a salir a las calles de Kiev y se unió con otro grupo de prensa internacional donde localizaron un refugio que deberán utilizar los periodistas que se queden a cubrir la catástrofe.