jueves 23 de diciembre 2021

Un obispado de España informa por WhatsApp a un hombre la condena eclesiástica del sacerdote que abusó de él

Ángel Sánchez Cao se aprovechó de Emiliano Álvarez y otras personas cuando eran niños y estaban en el Seminario de La Bañeza, durante la década de 1980.

El obispado de Astorga (España) informó este martes a través de WhatsApp a Emiliano Álvarez sobre la sentencia eclesiástica que recibió Ángel Sánchez Cao, el sacerdote que abusó de él y otros niños en el Seminario de La Bañeza durante la década de 1980, informan medios locales.

“El reverendo Sánchez Cao ha sido condenado a la prohibición de tener contacto de ningún tipo con menores hasta los 80 años y a no poder escuchar confesión salvo en los casos previstos en el c. 976 [extrema unción]”, reza el mensaje que recibió el hombre.

La diócesis detalla que le ha llamado para comunicarle, de manera personal, el resultado de la investigación de la denuncia que presentó. Asimismo, reitera la petición de perdón y su compromiso para seguir trabajando por una “Iglesia más segura”.

Reacción de la víctima

De este modo, el receptor del mensaje y otra víctima, identificada como Isidro, se enteraron de que el Tribunal de la Rota Romana consideró probados los abusos contra ellos cuando eran menores de edad por parte del religioso de 68 años, que no queda excluido del sacerdocio y podrá seguir dando misa.

Tras leer el mensaje, Álvarez llamó a la responsable de la Oficina Antiabusos de Astorga. “Ni un perdón, ni una reunión. Les pedí la sentencia y no nos dan nada. Es como si te deja tu novia por teléfono”, explicó.

“‘Si necesitas algo, aquí estamos’, nos han dicho, pero no me lo creo. Es vomitivo que se nos despache así”, continuó, asegurando que no ha recibido de Sánchez Cao ninguna llamada ni ofrecimiento para pedirle perdón en persona. “Han quedado otra vez a la altura del betún”, lamentó.

“Es otra puñalada”

El afectado aseguró que la resolución del caso la han realizado en dos días porque intervino el papa Francisco, argumentando que en cuatro años no hicieron nada al respecto. “Ahora sacan una nota, quedan bien ante la opinión pública, pero con las víctimas… es otra puñalada”.

El hombre considera que es una “justicia insuficiente”. “Hay que ser muy cobarde para decirle a la de protección de menores que nos mande un [mensaje de] WhatsApp y que te despachen así. Sienten un total desprecio. No estamos siendo acogidos”, concluyó.

Tras varias denuncias de abusos sexuales en su contra, Sánchez Cao fue apartado del ejercicio público del ministerio en 2019. El sacerdote negó las acusaciones y, en junio de ese año, demandó por “injurias y calumnias” a uno de los exseminaristas, aunque el juzgado de Ponferrada desestimó el proceso.