jueves 23 de diciembre 2021

Un juez liberó a un hombre acusado de 11 violaciones que asegura que tiene sexsomnia

El hombre acusado de violar y agredir a jóvenes de entre 14 y 29 años afirmó padecer de Sexsomnia.

Un australiano acusado de violar y agredir sexualmente a 11 mujeres declaró a la policía que padece “sexsomnia”, según un tribunal del país oceánico.

La policía descubrió una lista de 89 nombres en el teléfono móvil del hombre bajo los epígrafes de “sexo” y “relaciones” después de que una de las 11 mujeres denunciara al joven de 25 años por presuntas violaciones.

Los agentes se pusieron en contacto con 80 de las mujeres y 19 de ellas dijeron que el acusado había cometido delitos sexuales contra ellas.

Seis decidieron no emprender acciones policiales, dos están considerando sus opciones y 11 declararon contra él, según reveló la policía, de acuerdo a información de The Guardian. Algunos de los delitos del joven se remontan a 2011, cuando tenía 15 años.

Un magistrado del estado australiano Victoria concedió la libertad bajo fianza al hombre de South Gippsland este jueves, a pesar de la oposición de la policía y los fiscales.

El fiscal describió los 21 cargos de violación, asalto sexual e indecente y conducta imprudente con peligro de lesiones graves como algunos de los más graves que había visto en su carrera.

Describió el presunto comportamiento como depredador y de acicalamiento que se remontaba al menos a diez años atrás.

Las acusaciones se conocieron después de que una mujer de 29 años denunciara que había sido violada por el hombre en 2019. Cuando fue arrestado, les dijo a los oficiales que sufría de una condición llamada sexsomnia.

La sexsomnia es un trastorno que lleva a una persona a realizar actos sexuales mientras duerme. Se encuentra en el Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales desde 2013.

El hombre explicó que no había sido diagnosticado formalmente, pero que se había “formado su opinión basándose en los consejos de sus anteriores parejas”, según The Guardian.

El acusado presentó ante la policía los nombres de antiguas parejas que, según él, podían verificar su afirmación, lo que hizo que los agentes se pusieran en contacto con todas las mujeres de su lista de sexo/relaciones.

Las presuntas agresiones se remontan a 2011 y afectan a mujeres que en ese momento tenían entre 14 y 29 años.

El joven está acusado de violarlas y agredirlas sexualmente mientras estaban en la cama o dormían.

Una de las mujeres apuntó contra el hombre a la mañana siguiente y éste le respondió que no recordaba nada, pero que era consciente, por sus relaciones anteriores, de que había “hecho cosas similares” mientras dormía. A otra mujer que lo acusó de lo mismo le respondió que sufría de sexsomnia y que no tenía control ni recuerdos, según The Guardian.

El senador Shane Kew dijo que el hombre se disculpó de antemano con una mujer que se alojaba con él durante la cuarenta por la pandemia de COVID-19, advirtiéndole que no lo despertara si ocurría algo.

Tras supuestamente agredirla sexualmente, se defendió diciendo que no era culpa suya y que debía llevar más ropa a la cama para evitarlo, explicó el senador.

El joven tiene otra denuncia por agarrar a una mujer por el cuello, asfixiarla para sofocar sus quejas y evitar que se resistiera durante una supuesta violación.

Sus padres ofrecieron hasta 20.000 dólares para garantizar su libertad bajo fianza y dijeron que podría vivir con ellos. Kew expresó su preocupación por el hecho de que algunos de los delitos se produjeron supuestamente en la casa de la familia.

“Hubo comportamientos preocupantes que se le permitieron cuando era niño. Sólo puedo imaginar que como adulto hay aún menos nivel de control”, dijo al tribunal, de acuerdo a The Guardian.

Sin embargo, el magistrado destacó los retrasos en el caso y dijo que el riesgo que suponía podía ser mitigado hasta un nivel aceptable.

El acusado tiene prohibido utilizar aplicaciones de citas y redes sociales, debe vivir con sus padres y respetar un toque de queda.