jueves 01 de abril 2021

Padre pierde la custodia de su hijo por dejar que jugara mucho a Fortnite

El tribunal consideró que la permisividad del hombre resultaba perjudicial para el menor, que tenía una adicción diagnosticada a los videojuegos.

Los especialistas han insistido incasablemente sobre lo perjudicial que resulta para los niños pasar demasiadas horas frente a una pantalla. Ahora, En España un padre perdió la custodia de su hijo por dejar que jugara demasiado a Fortnite.

Según recoge el fallo de la Audiencia Provincial (AP) de Pontevedra , el niño, de trece años, tenía un problema de adicción diagnosticado que le provocó una baja importante en su rendimiento académico. Y mientras que la madre prohibía la consola en casa entre semana, el padre lo dejaba usarla a diario y le compró complementos para que pudiera seguir jugando. Asimismo, permitió que el menor abriera una cuenta de Instagram y un canal de YouTube sin ponerlo en conocimiento de la madre.

El progenitor mostraba una “falta de atención completa” en los quehaceres diarios del menor, asegura la sentencia, y descargaba sobre la madre toda la responsabilidad en cuanto al seguimiento del hijo en el colegio, en sus actividades extraescolares y en su asistencia en temas de salud. Todo ello, unido a su permisividad con los videojuegos, son factores determinantes para que el tribunal se incline por modificar el régimen de custodia compartida que tenían a uno íntegramente a favor de la madre.

Según El Confidencial, la sala se apoyó en el informe elaborado por el psicólogo del colegio, que puso de manifiesto el enganche particular que tiene el menor al Fortnite. Un juego que, según el experto, puede desencadenar problemas académicos y emocionales, además de “deterioro social, problemas conductuales y trastornos de ansiedad y del estado de ánimo”.

El informe pericial también indicó que el menor presenta una tendencia a aislarse de sus amigos y una conducta inadecuada en casa. Y concluyó que la situación mejoraría “de concederse la guarda y custodia a la persona más estricta”, como lo es la madre.

Asimismo, el tribunal tomó en cuenta el testimonio del propio hijo que, al hablarle de la posibilidad de modificar el régimen, admitió que le gustaría porque, aunque su madre es más estricta y lo regaña más, también le presta una mayor atención y cuidado. No obstante, también manifestó su deseo de seguir viendo al padre “para poder seguir jugando con él”.

Foto: Shutterstock.

Cerrar