viernes 26 de agosto 2022

Padre e hija fueron sentenciados a 50 años de prisión, en total, por homicidio calificado

Según la prueba aportada en su contra, fueron los encargados de contratar a los sicarios, quienes son liderados por una persona conocida con el alias “Diablo”, para cometer los homicidios por encargo.

El Tribunal Penal de Pococí condenó a padre e hija fueron sentenciados a 50 años de prisión, en total, por homicidio calificado, este jueves 25 de agosto.

El hombre de apellidos Tenorio Calvo y a su hija, de apellidos Tenorio Pérez, a 25 años de cárcel cada uno, por el homicidio calificado de Ademar Jiménez Gómez.

Seguidamente, dentro del mismo caso, otro hombre de apellidos Vargas Mora también lo sentenciaron a 25 años de prisión.

Tras ser considerado autor responsable del homicidio calificado, cometido en prejuicio de Pablo Castro Barrantes.

La Fiscalía acreditó que estos tres imputados son autores intelectuales de los hechos.

Según la prueba aportada en su contra, fueron los encargados de contratar a los sicarios, quienes son liderados por una persona conocida con el alias “Diablo”, para cometer los homicidios por encargo.

En el mismo juicio, la Fiscalía probó que un hombre de apellidos Román Marchena fue intermediario entre Vargas Mora y parte de la organización.

Por ese vínculo, al imputado se le condenó a 10 años de prisión.

El caso

Los primeros hechos ocurrieron a mediados de marzo del 2015.

Vargas Mora contrató a tres personas, por medio de Román Marcena, para acabar con la vida de Pablo Castro Barrantes. Castro era comerciante en Matina. 

Según la Fiscalía, al ofendido lo asesinaron con el uso de arma de fuego, por el pago de seis millones de colones.

Por otra parte, de acuerdo con la acusación, el 3 de diciembre del 2015, un grupo de hombres planeó la sustracción de dinero en efectivo y de una cantidad de cocaína, pertenecientes al imputado Tenorio Calvo.

Para realizar la acción, ese mismo día, los hombres, entre ellos Jiménez Gómez, se presentaron a la propiedad de Tenorio, ubicada en Palmitas de Cariari.

Acto seguido, bajo amenazas con armas de fuego, los sujetos procedieron a sustraer la suma de 20 millones de colones, así como 10 kilogramos de cocaína, luego huyeron del sitio.

En razón de los hechos, Tenorio, en asocio con su hija, contrataron a un grupo de sicarios, para la ejecución de la víctima Jimenez Gómez.

Este habría sido partícipe del hurto en su contra. ​

La evidencia aportada por el Ministerio Público permitió determinar que el homicidio se llevó a cabo por un pago de dos millones de colones.

Los imputados descontaran seis meses de prisión preventiva, mientras la sentencia queda en firme.  

Redacción
Repretel.com