martes 25 de octubre 2022

Muere a los 94 años Amou Haji, el hombre que llevaba más de 70 años sin bañarse

Amou Haji no se bañaba porque pensaba que esto podría enfermarlo. Además, era conocido como ‘el hombre más sucio del mundo’ y su salud sorprendía a los especialistas.

Un iraní conocido como ‘el hombre más sucio del mundo’, por no haberse bañado n décadas, falleció a los 94 años, anunció el martes un medio oficial.

Amou Haji, que no se bañó durante más de medio siglo, murió este domingo en el pueblo de Dejgah, en la provincia de Fars (sur de Irán), indicó la agencia de noticias Irna.

Según un responsable local citado por la agencia, el hombre, que era soltero, evitaba bañarse por miedo a “enfermarse”. A pesar de ello, su salud era motivo de asombro por parte de los especialistas, e incluso llegó a ver la luz en 2013 un corto documental titulado “La extraña vida de Amou Haji”, indican medios locales.

Amou Haji era conocido como 'el hombre más sucio del mundo'. Foto: AFP

¿Por qué la salud de Amou Haji sorprendió a los especialistas?

Gholamreza Molavi, doctor de la Escuela de Salud Pública de Teherán, le realizó pruebas de ETS, hepatitis y parásitos a Amou Haji. La sorpresa fue tremenda cuando descubrieron que ningún resultado dio positivo, tal como ellos esperaban: no tenía parásitos ni bacterias o síntoma de alguna enfermedad que pusiera su vida en riesgo, a pesar de su avanzada edad.

El doctor señalaba que es posible que los largos años de vida en la indigencia hayan reforzado su sistema inmune y generado defensas extremadamente fuertes.

De acuerdo al medio británico Daily Mail, cuando se le acababa el tabaco, llenaba una pipa con excrementos de animales y fumaba. Foto: AFP

¿Cómo se alimentaba Amou Haji?

El iraní Haji no consumía carne cruda de animales muertos y agua que bebía directamente de una lata de aceite oxidada. También disfruta de sentarse y, cuando se le acababa el tabaco, llenaba una pipa con excrementos de animales y fumaba, de acuerdo a Daily Mail.

Cuando necesitaba un recorte de cabello, quemaba mechones de este al fuego. Vestía con trapos y en invierno usaba un casco de guerra para protegerse del frío del medio oriente. Su historia se hizo conocida en 2014, cuando un medio local publicó sus fotos y lo nombró el ‘hombre más sucio del mundo’.