miércoles 10 de noviembre 2021

Malala Yousafzai contrajo matrimonio con un alto dirigente deportivo de Pakistán

La premio Nobel de la Paz se casó en el Reino Unido con Asser Malik, responsable de la Pakistan Cricket Board

La premio Nobel de la Paz de 2014, la activista pakistaní Malala Yousafzai, se casó por sorpresa en el Reino Unido, donde habitualmente reside, con Asser Malik, responsable de la Pakistan Cricket Board, según ha anunciado ella misma en sus redes sociales.

“Hoy marca un día precioso en mi vida. Asser y yo nos casamos para ser compañeros de por vida”, escribió la defensora de los derechos de las mujeres, de 24 años, en su cuenta de Instagram.

“Celebramos una pequeña ceremonia de nikkah en casa en Birmingham (Reino Unido) con nuestras familias. Envíenos sus oraciones. Estamos emocionados de caminar juntos en el viaje que tenemos por delante”, agregó la joven.

La Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai junto a su marido Asser en una foto publicada en las redes sociales. Birmingham, Gran Bretaña, el 9 de noviembre de 2021. Imagen tomada el 9 de noviembre de 2021. Malin Fezehai – Twitter @ Malala/via REUTERS

Malala, como se la conoce en todo el mundo, recibió el Premio Nobel de la Paz en 2014, cuando tenía 17 años, convirtiéndose en la persona más joven en acceder a ese galardón.

Adquirió notoriedad al escribir con tan solo 11 años un blog para la BBC bajo el seudónimo de Gul Makai. En él denunciaba las atrocidades sufridas bajo el régimen del Tehrik-i-Taliban (TTP), que ocupó militarmente el valle del río Swat, en Pakistán, imponiendo la “ley Sharia”, matando a muchos de sus habitantes, destruyendo escuelas y prohibiendo la educación de las niñas.

Foto publicada en las redes sociales. Malin Fezehai – Twitter @ Malala/via REUTERS

El 9 de octubre de 2012 fue víctima de un atentado en la ciudad pakistaní de Mingora, cuando dos miembros del TTP subieron al autobús escolar en el que se encontraba Malala, disparándole con un fusil e hiriéndola en el cráneo y en el cuello.

La joven fue ingresada en un hospital de Rawalpindi, cerca de Islamabad, la capital del país, donde le extrajeron una bala que tenía alojada en el cuello, cerca de la médula espinal.

La joven sobrevivió al atentado, se trasladó a Europa y comenzó una campaña mundial en defensa de los derechos de las niñas y mujeres que la ha llevado a las instituciones más importantes del mundo.

(Con información de EFE)