Cerrar
jueves 27 de mayo 2021

Los preciados objetos que Lucero aún guarda de su boda con Mijares

Los famosos contrajeron matrimonio hace más de 24 años y se divorciaron en 2011.

Redacción

repretel.com

Lucero y Mijares se separaron hace más de 10 añospero la historia de su amor continúa vigente. Y es que la pareja ha demostrado que es posible transformar el amor hacia una bonita amistad, siempre en beneficio de sus hijos.

La extraordinaria relación entre los famosos cantantes mexicanos ha quedado inmortalizada más de una vez desde que decidieron separarse en 2011, pero el pasado fin de semana compartieron un momento más íntimo, en el que la intérprete de Electricidad confesó que guarda al menos dos objetos muy valiosos de su histórica boda transmitida por Televisa hace 24 años.

El vestido y el anillo de compromiso son las pertenencias que aún guarda “La novia de América” de su enlace matrimonial celebrado en el Colegio de las Vizcaínas, en el Centro Histórico de la Ciudad de México y al que asistieron más de 700 invitados.

Estas confesiones las hizo la cantante en el concierto que los cantantes ofrecieron vía streaming, “Siempre Amigos”, donde interpretaron sus más grandes éxitos y gozaron de la compañía de sus hijos, José Manuel y Lucero.

En este evento, que logró reunirlos en un escenario por primera vez en sus vidas, Lucero mostró que guarda intacto el hermoso vestido que usó hace más de dos décadas e incluso habló del anillo de compromiso que recibió del padre de sus hijos.

“Te vas a sorprender Manuelito, ya verás… Te tengo una sorpresa, el otro día encontré en la casa, ya sabes que en la onda de la pandemia hacemos limpieza y todo, y aunque yo no he movido ni un dedo en cuanto a los cajones y eso; pero el otro día de pronto veo en el vestidor un paquete y dije: ‘y este paquete que será o que pasó’ y era mi vestido de novia, te lo juro que tengo mi vestido de novia”, dijo la famosa ante la sorpresa de su ex marido.

Lucero sacó ante sus músicos, hijos, ex marido y público el imponente vestido confeccionado por Claudio Sala y que llamó la atención de sus miles de fanáticos que presenciaron el enlace en cadena nacional.

“Aún está perfecto, porque además está guardado, porque lo dejé en una bolsa como de alto vacío, aún está perfecto, porque además está guardado, porque lo dejé en una bolsa como de alto vacío, entonces está guardado todo, y es algo muy bonito. Yo pensé que ya lo había vendido, pero no, muy bonito. Yo pensé que ya lo había vendido, pero no”, comentó la cantante.

Mijares sí se sorprendió con el hallazgo de su ex mujer y bromeó con ponerlo en venta para solucionar los problemas económicos que enfrentan a raíz de la pandemia.

“Yo sí lo voy a vender… Llevamos un año sin cantar así que…”, dijo el “Soldado del amor”; mientras Lucero replicó: “Manuelito, está muy bonito, hasta lo podemos subastar si quieres”.

Entre la conversación, el mismo Mijares insistió en vender el anillo para obtener dinero, a lo que la cantante se negó férreamente: ¡Qué va! No, el anillo está padrísimo, ahí lo tengo… No, espérate, el anillo no Manuel, ese ahí lo tengo también, está padrísimo… ¡Ay! Qué tristeza, está padrísimo porque ahí sigue, no lo vayamos a vender”.

Corría el 18 de enero de 1997 cuando millones de mexicanos prendieron sus televisores para seguir desde sus hogares uno de los eventos más mediáticos que se recuerdan: el enlace matrimonial de Lucero y Mijares. La pareja había empezado su noviazgo aproximadamente dos años antes, en 1995, cuando ella grababa la telenovela Lazos de amor.

Los famosos se casaron en el mágico Colegio de las Vizcaínas, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, al que asistieron más de 700 invitados. Y como si se tratara de una boda de la realeza británica, decenas de cámaras grabaron en directo cada detalle de la ceremonia, que se transmitió en vivo en la cadena Televisa, bajo la conducción de Silvia Pinal.

Sobre el vestido color hueso, Lucero explicó hace unos meses que se sintió como “una princesa” y “la novia más hermosa del mundo mundial”, porque fue “el vestido que yo soñé”.