sábado 28 de mayo 2022

Los incidentes con los aficionados de Liverpool y Real Madrid que atrasaron la final de la Champions League

La seguridad del estadio se vio desbordada producto de la cantidad de fanáticos que querían ingresar.

La locura de los fanáticos por conseguir un asiento en el Stade de France de París donde Liverpool y Real Madrid definen al campeón de la Champions League llegó a niveles inusitados para esta instancia de la competición.

Es que minutos antes del inicio programado para el gran duelo, miles de personas seguían en los alrededores con la intención de ingresar al estadio pese a que no contaban con tickets.

Si bien el reciento cuenta con capacidad para más de 80 mil personas, muchos de los que contaban con boletos llegaron sobre la hora del encuentro, por problemas con el tránsito en los alrededores, y varios miles se acercaron con la intención de saltar las vallas de seguridad y acceder pese a no tener las entradas correspondientes. 

Esto obligó a los organizadores a postergar el cotejo 30 minutos.

Los principales problemas se vieron del lado del Liverpool. Incluso, los periodistas allí presentes alteraron durante gran parte de la transmisión que había demasiados asientos vacíos en la parcialidad del equipo inglés debido a los problemas en los ingresos a esas tribunas.

El programa español Carrusel Deportivo pudo compartir en sus redes sociales algunos videos de lo que estaba sucediendo en los controles de seguridad mientras los jugadores de ambos conjuntos calentaban en el terreno de juego.

El personal se vio desbordado por la cantidad de fanáticos y no logró impedir que varios treparan las rejas e ingresaran al Stade de France. 

Además, hay reportes de enfrentamientos entre ingleses con la Policía de París en uno de los controles.

En las pantallas del estadio se informó a los aficionados que debían seguir esperando.

Este tipo de incidentes, aunque es una novedad para una final de la Champions League, no es algo inédito para Europa.

Sin ir más lejos el año pasado hubo un caos total en Wembley, antes de la final de la Eurocopa entre Inglaterra e Italia en donde se reportaron destrozos en los comercios aledaños y decenas de detenidos por la Policía.