Cerrar
martes 16 de noviembre 2021

Le dieron 2 años de vida por una enfermedad terminal y 13 años después cuenta cómo sobrevivió

Una frase que se dijo a sí misma: “Yo de esta me levanto”, le sirvió para aferrarse a la vida, incluso cuando se sentía muy débil físicamente y con un pronóstico médico desesperanzador.

Redacción

repretel.com

Nathaly Cerda, una joven nicaragüense, tenía 16 años y estaba en su último periodo de secundaria en un colegio de Managua cuando fue diagnosticada con esclerodermia sistémica, una enfermedad que, según el pronóstico de los médicos que la atendieron, acabaría con su vida en un máximo de dos años.

Han pasado 13 años desde entonces y Nathaly, ahora de 29, cuenta los cambios que ha dejado en su vida y en su cuerpo esa enfermedad, cómo ha sobrevivido y qué ha hecho para pasar por encima de aquel mortal diagnóstico médico, el que desde un principio se negó a aceptar.

“Estaba entrando a quinto año de secundaria y en el período del primer mes (de la enfermedad) pasó lo siguiente: me inflamo, de 120 libras (54,4 kilos), paso a 150 libras (68 kilos), 30 libras (13,6 kilos) de más, de la nada; el color de la piel comenzó a cambiar, me puse morena totalmente”, contó la joven a Efe.

Los siguientes síntomas que experimentó fueron fiebres continuas, cansancio y gripe. “Quincenalmente estaba con gripe, o sea, no había manera de que me restableciera”, anotó.

La familia buscó inmediatamente ayuda médica para conocer las causas del deterioro de su salud y hasta ocho meses después, luego de muchos análisis, lograron conocer el diagnóstico: esclerodermia sistémica.

La esclerodermia sistémica es una enfermedad crónica autoinmune que afecta principalmente la piel, pero también puede afectar órganos internos como pulmones, intestinos, riñón y corazón.

Tras recibir su diagnóstico, en 2008, la salud de la joven empeoró, un año después fue hospitalizada y durante el mes que permaneció allí convulsionaba hasta por 12 horas continuas, por lo que los médicos pensaron que no iba a sobrevivir.

“Hubo un proceso en el que quedé ciega, muda, quedé hecha un vegetal completamente, prácticamente en coma”, aseguró la joven, quien dijo que recuperó gradualmente la vista y el habla, y cuando creía que salía del “proceso bastante delicado” en el que se hallaba, sufrió un paro cardíaco.

“Vuelvo a quedar totalmente inestable y los médicos, con un pronóstico totalmente negativo, pensaban que no iba a resistir”, relató.

En vivo

Programación completa