miércoles 15 de junio 2022

Joe Biden advirtió a las empresas petroleras por el aumento de los combustibles

El mandatario estadounidense dijo que podría tomar medidas de emergencia “razonables y apropiadas” para aumentar la capacidad, producción y asegurar el abastecimiento

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reprendió el miércoles a la industria petrolera por la subida de los precios de los combustibles.

Esto ha situado la inflación en su tasa más alta en cuatro décadas, y advirtió de la adopción de medidas de emergencia, aunque no las especificó.

La carta, enviada a siete grandes empresas petroleras, fue la advertencia más directa de Biden en su campaña de culpar a esta industria de la subida de la inflación.

El precio medio de los carburantes en Estados Unidos es ahora de 5 dólares por galón (3,78 litros) para los conductores, frente a los 3 dólares de hace un año.

Esta subida está repercutiendo en toda la economía, lo que ha hecho caer la tasa de aprobación de Biden por debajo del 40%.

“Los márgenes de beneficio de las refinerías, muy por encima de lo normal, que se trasladan directamente a las familias estadounidenses no son aceptables”, escribió Biden en la carta dirigida a los ejecutivos de Shell, Marathon Petroleum Corp, Valero Energy Corp, ExxonMobil, Phillips 66, Chevron y BP.

Dijo que la economía se encuentra en “tiempos de guerra”, en referencia a las consecuencias mundiales de la invasión rusa de Ucrania y las posteriores sanciones contra Rusia, una potencia energética.

“Mi administración está preparada para utilizar todas las herramientas razonables y apropiadas del gobierno federal y las autoridades de emergencia para aumentar la capacidad y la producción de las refinerías en el corto plazo, y para asegurar que cada región de este país esté adecuadamente abastecida”, dijo Biden, sin detallar qué tipo de acciones podría tomar.

El presidente pidió a las empresas “una explicación de cualquier reducción de su capacidad de refinado desde 2020 y cualquier idea concreta que abordara los problemas inmediatos de inventarios, precios y capacidad de refinado en los próximos meses, incluyendo medidas de transporte para llevar el producto refinado al mercado”.

“La crisis a la que se enfrentan las familias merece una acción inmediata. Sus empresas deben trabajar con mi Administración para presentar soluciones concretas”, escribió.

La inflación estadounidense alcanzó un nuevo récord en mayo, con un 8,6% interanual, muy por encima de las expectativas de los analistas. El aumento de los precios al consumo volvió a acelerarse el mes pasado.

La Fed busca controlar la inflación con una sucesión de alzas de tasas de interés para frenar el consumo, luego de mantenerlas casi en cero para alentar la demanda y la inversión durante la pandemia.

El mercado da por hecho un nuevo incremento de tipos de interés el miércoles.

(Con información de AFP)