lunes 05 de octubre 2020

Instituciones se unen para apoyar reactivación de pequeñas empresas turísticas en la Zona Norte

¿Cuándo cambiar sus guantes, por cuánto tiempo se debe usar una bata o kimono o cuál es la forma correcta de preparar soluciones desinfectantes?

La respuesta a estas y otras interrogantes del sector hotelero, se encuentran en el Protocolo de bioseguridad para pequeñas empresas turísticas de la Zona Norte de Costa Rica, elaborado por el Programa Salud, Trabajo y Ambiente de América Central de la Universidad Nacional (Saltra-UNA), con el apoyo del programa del mismo nombre de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, la sede en San Carlos de la Universidad Técnica Nacional (UTN), la Zona Económica Especial de la Zona Norte de Costa Rica, y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

Dada las circunstancias actuales por la pandemia causada por la covid-19, se hace indispensable que los trabajadores y trabajadoras cuenten con el conocimiento para proteger su salud y la de las personas visitantes a los lugares de turismo.

Ante el reingreso de las personas trabajadoras a los distintos centros de esparcimiento, es necesario contar con un protocolo que asegure la salud y la seguridad de ellas y los visitantes. La idea es capacitar a los trabajadores en los cambios y cuidados que deben de tener de ahora en adelante en sus actividades cotidianas, de tal forma que sus labores puedan ejecutarse si poner en riesgo su salud, la de sus compañeros de trabajo y la de sus familias.

“Estos protocolos fueron desarrollados para apoyar a aquellas empresas turísticas que no cuentan con una oficina de salud ocupacional, nuestra legislación nacional dice que toda empresa que tenga más de 50 trabajadores debe contar con una oficina de salud ocupacional, por lo tanto, nos concentramos en aquellas que no la tienen. Los grupos ocupacionales que detectamos y que son los que están más expuestos en el área turística, son las áreas de mucamas, recepcionistas, oficiales de seguridad, el área de mantenimiento y el áreas de restaurantes, cocinas y bares. Por medio del programa de Formadores para el trabajo del INA de la Zona Norte, que son los que tienen que capacitar a estos grupos, se fue desarrollando el protocolo de bioseguridad”, explicó Douglas Barraza del programa Saltra-UNA.

Este protocolo de bioseguridad establece acciones para la industria turística de la Zona Norte de Costa Rica, pero puede ser también una guía para otras zonas del país en la prevención del riesgo de contagio de SARS-COV-2. Está destinado para que los profesionales formadores para el trabajo del Instituto Nacional de Aprendizaje funcionen como agentes multiplicadores para las personas trabajadoras de este sector. Su duración será determinada por las partes involucradas o por lo que dicte la legislación nacional y las instituciones competentes (Ministerio de Salud, ICT, Zona Económica Especial, INA).

Las personas formadoras para el trabajo del INA, en conjunto con el equipo UTN y UNA-SALTRA participaron de cinco sesiones sincrónicas por medio de la plataforma Microsoft Teams, cada una de cinco horas, para un total de 25 horas de aprovechamiento. En conjunto se construyó el protocolo, siendo que son las/los formadores para el trabajo quienes están en primera línea capacitando a diferentes grupos de ocupaciones.

La propuesta se divide en las siguientes áreas:

1. Precauciones y recomendaciones generales;

2. Medidas de higiene y comportamiento del personal;

3. Medidas de higiene y comportamiento de las personas visitantes;

4. Gestión de residuos.

Todo este material se encuentra disponible de manera gratuita en el sitio web del INA (www.ina.ac.cr).