jueves 14 de enero 2021

El fundador de Twitter defiende el veto a Trump, pero admite que sienta un “peligroso precedente”

Jack Dorsey reconoce que el cierre de la cuenta del presidente de EE UU demuestra que su compañía ha fracasado en promover una conversación saludable

El director ejecutivo y fundador de Twitter, Jack Dorsey, ha defendido en un hilo publicado en la propia red social la decisión de la compañía de suspender indefinidamente en la plataforma la cuenta del presidente saliente de EE UU, Donald Trump. En su opinión, esta ha sido una “decisión correcta, pero, al mismo tiempo, sienta un precedente que considera “peligroso” en un Internet global y libre, por “el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte de la conversación pública global”.

La decisión, adoptada tras el violento asalto al Capitolio protagonizado por seguidores del presidente, fue la adecuada, afirma, pero una prohibición de este tipo tiene ramificaciones “significativas” y, a largo plazo, puede “erosionar” el propósito de un Internet abierto, señala Dorsey en una serie de tuits.

“El hecho de tener que prohibir una cuenta tiene ramificaciones reales y significativas. Aunque hay claras y obvias excepciones, creo que una prohibición es un fracaso nuestro para promover una conversación saludable. Y un momento para reflexionar sobre nuestras operaciones y el entorno que nos rodea”, asegura el empresario estadounidense. No obstante, el director ejecutivo de Twitter subraya que “este es un momento de gran incertidumbre y lucha para muchas personas en todo el mundo” y asegura que su objetivo se dirige a avanzar hacia “un mayor entendimiento” y “una existencia más pacífica en la tierra”.

El pasado viernes, la red social suspendió la cuenta personal de su usuario más famoso (Trump había publicado más de 55.000 mensajes durante más de 11 años y contaba con 89 millones de seguidores). “Después de una revisión de los tuits recientes de la cuenta @realDonaldTrump y el contexto que los rodea, hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia”, aseguró entonces la compañía a través de un comunicado.

“Creo que Internet y la conversación pública global es nuestro mejor y más relevante método para lograrla [una existencia más pacífica en la tierra]. Todo lo que aprendamos en este momento mejorará nuestro esfuerzo, y nos empujará a ser lo que somos: una humanidad trabajando junta”. Dorsey ha aclarado en su hilo de tuits que la medida se adoptó después de una “clara advertencia” y en función de las amenazas surgidas, tanto fuera como dentro de la red social.

Twitter no ha sido la única red que ha tomado esta decisión. La plataforma YouTube, propiedad de Google, suspendió el martes durante “al menos siete días” el canal del presidente de Estados Unidos y suprimió uno de sus vídeos por vulnerar su política contra la incitación al odio. El magnate se enfrenta a medidas similares en otras redes sociales después de que sus seguidores asaltaran la semana pasada el Capitolio: Facebook e Instagram bloquearon el acceso del presidente a su cuenta al menos hasta que se complete el traspaso de poder el 20 de enero, y Twitch desactivó su perfil indefinidamente. La última en sumarse a este tipo de medidas ha sido la red social Snapchat que el miércoles anunció la suspensión permanente de la cuenta de Trump.

Cerrar