Cerrar
jueves 14 de octubre 2021

El brutal asesinato de una estrella de las redes sociales destapó el drama oculto de la violencia doméstica en China

En septiembre de 2020 Tang Lu roció de gasolina y prendió en fuego a su esposa Lhamo.

El último episodio de un brutal caso de violencia doméstica tiene conmocionado a China después de que se conociera la sentencia a muerte de Tang Lu, un hombre que asesinó a su esposa, una estrella de redes sociales del gigante asiático llamada Lhamo.

De acuerdo con el tribunal popular intermedio de la prefectura autónoma de la minoría étnica Aba Tibetana y Qiang de la provincia de Sichuan, Tang Lu roció a Lhamo con gasolina y le prendió fuego en septiembre del año pasado.

Por este brutal acto, el hombre fue condenado por homicidio intencional y su método fue calificado por el juzgado como “extremadamente cruel”, con un impacto social “extremadamente malo” y el crimen como “extremadamente grave”.

El caso ha destacado la violencia doméstica en China y las continuas fallas en la protección de las víctimas a pesar de los cambios en la legislación y las promesas del gobierno. La muerte de Lhamo, que siguió a múltiples presuntas agresiones en su contra y denuncias no resueltas a la policía e intentos de abandonar Tang, impulsó campañas para fortalecer las leyes y facilitar el divorcio a las mujeres que sufren violencia.

Lhamo, que tenía 30 años, era una popular celebridad de redes sociales en el condado suroeste de Jinchuan, Sichuan, con cientos de miles de seguidores en Douyin, la versión china de TikTok.

Sus videos ofrecieron una ventana a su vida, pero ninguna señal del presunto abuso. Sus seguidores vieron escenas pintorescas de la vida rural de Lhamo: recogiendo hierbas, caminando por las montañas, cocinando la cena y trabajando en su casa donde vivía con su esposo y sus dos hijos.

Lo que no vieron fue su batalla para protegerse a sí misma y a sus hijos de un ex marido violento del que se había divorciado dos veces, la segunda vez después de que él la obligara a casarse de nuevo.

A principios de septiembre del año pasado, Lhamo estaba transmitiendo en vivo desde la cocina de su padre cuando un hombre entró. Según los informes, cientos de personas que estaban mirando en ese momento la escucharon gritar y luego la pantalla se oscureció.

La hermana de Lhamo, Dolma, la encontró más tarde en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de la prefectura de Aba con quemaduras en el 90% de su cuerpo. Fue trasladada a Sichuan y su familia solicitó donaciones para ayudar a pagar su tratamiento, llamando la atención sobre su caso. Pocos días después, ella había muerto.

Las campañas por la muerte de Lhamo se intensificaron cuando el presidente chino, Xi Jinping, pronunció un discurso en una conferencia de la ONU un día después y dijo que la protección de los derechos e intereses de las mujeres debe convertirse en un compromiso nacional”.

Hashtags que incluían #LhamoAct, que pedían leyes que permitieran a las víctimas un divorcio automático, se difundieron por Internet, pero los censores los cerraron rápidamente. Hubo llamamientos para una aplicación más estricta de una ley de violencia doméstica de cuatro años de antigüedad.

Un informe de 2020 de Beijing Equality, un grupo de defensa de los derechos de las mujeres, dijo que desde que se promulgó la legislación de 2016, más de 920 mujeres habían muerto por violencia doméstica, tres cada cinco días.

Lu Xiaoquan, abogada de asistencia legal para los derechos de la mujer y directora ejecutiva del bufete de abogados Qianqian en Beijing, dijo que la muerte de Lhamo había captado la atención de la nación en parte debido a su perfil en las redes sociales, pero también porque murió años después de la promulgación de una ley diseñada para proteger a mujeres como ella.

“El público chino ha entendido mejor la violencia doméstica. Hay menos personas que piensan que la violencia doméstica es un ‘asunto familiar’“, dijo Lu. “La tolerancia a los casos graves de violencia doméstica se ha reducido significativamente”.

La hermana de Lhamo, Dolma, ha dicho que Tang era conocido por la policía y que había agredido repetidamente a su esposa. Después de que Lhamo lo dejó por primera vez en marzo de 2020, supuestamente la obligó a volver a casarse amenazando a sus hijos. Él continuó siendo violento, dijo Dolma al New York Times. Lhamo solicitó el divorcio nuevamente en junio y se escondió con su familia. Tang la buscó, supuestamente agrediendo a Dolma cuando ella no le decía dónde estaba su hermana.

Un tribunal finalmente le concedió el divorcio, pero le dio a Tang la custodia de los niños, y Lhamo pasó meses en las montañas, sin dejar de publicar videos alegres. Dos días antes del ataque, les dijo a sus espectadores que se iba a casa.

Lu dijo que la policía local a menudo todavía consideraba la violencia doméstica como un asunto familiar o privado en el que el público, y las autoridades públicas, generalmente no deberían involucrarse..

“Así que no intervinieron de manera oportuna para romper el círculo vicioso”, dijo Lu a The Guardian. “Esto muestra una falta de comprensión de la naturaleza de la violencia doméstica y una falta de capacitación sobre la conciencia de la violencia doméstica para la policía local, lo que significa que no podrán tomar las medidas adecuadas”.

Tres días después del presunto ataque, habiendo descartado previamente las denuncias de Lhamo sobre la violencia de su marido como un “asunto familiar”, la policía del condado comenzó a investigar a Tang. Diez días después de su muerte, el 10 de diciembre, la fiscalía popular de Jinchuan aprobó su arresto por sospecha de homicidio intencional.

La respuesta fue demasiado tarde para Lhamo.