Cerrar
lunes 09 de mayo 2022

Drástica decisión del G7 con Rusia

Los líderes mundiales anuncian que eliminarán “gradualmente” las importaciones de petróleo ruso y que aumentarán las sanciones sobre Moscú.

Estados Unidos, Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, las potencias que forman el G7, han asegurado este domingo a través de un comunicado que eliminarán “gradualmente” la dependencia energética de Rusia y aumentarán las sanciones sobre Moscú: “Nos comprometemos a eliminar gradualmente nuestra dependencia de la energía rusa, lo que incluye eliminar o prohibir la importación de petróleo ruso”.

El G7, un grupo formado por países con gran poder político, económico y militar, han explicado que la transición se hará “ordenada” para que los gobiernos puedan encontrar fuentes de suministro energético alternativas a Rusia.

Esta declaración de intenciones llega después de que los países de la Unión Europea (UE) fueran incapaces de lograr este domingo un acuerdo para prohibir las importaciones de petróleo de Rusia por las dificultades que plantea para algunos socios su dependencia del crudo de Moscú. La negativa de Hungría a cancelar el petróleo ruso bloquea, de momento, el sexto paquete de sanciones de la UE a Rusia. Los países más dependientes del crudo del Kremlin piden más tiempo e inversores en infraestructuras.

La reunión del G7 se ha celebrado de forma virtual y a ella ha asistido el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. Una vez más, Zelenski ha explicado que su país depende de sus socios internacionales, en particular del G7, para conseguir suficientes recursos militares y para que la economía ucraniana pueda recuperarse tras la destrucción de la guerra, según la Casa Blanca. Los líderes del G7 han reiterado su compromiso con la soberanía e integridad territorial de Ucrania, así como con su lucha por un futuro próspero y democrático.

Nuevas sanciones de Estados Unidos a Rusia

Tras la reunión, Estados Unidos ha anunciado sanciones contra 27 directivos del banco ruso Gazprombank, que es la principal vía usada por los Estados miembros de la Unión Europea (UE) para comprar gas procedente de Rusia, así como nuevas medidas contra las cadenas de televisión rusas Channel One, Rossiya y NTV, contra el fabricante de armas Promtekhnologiya y contra siete compañías navieras. Estados Unidos, que depende mucho menos que Europa de la energía rusa, ya anunció en marzo la prohibición de las importaciones de petróleo, gas y carbón de Rusia.

“Ninguna compañía estadounidense debe participar en el financiamiento de la propaganda rusa”, ha indicado una alto funcionario de la Casa Blanca que pidió el anonimato. Asimismo, Washington prohibió los “servicios de auditoría, gestión, consultoría, marketing, todos los servicios utilizados para operar empresas multinacionales, pero también potencialmente para eludir sanciones u ocultar riquezas malvadas adquiridas”, dijo la misma fuente.

Además, el G7 ha explicado en el comunicado que las acciones del presidente ruso, Vladimir Putin, traen “vergüenza a Rusia y a los sacrificios históricos de su pueblo”. “Rusia ha violado el orden internacional basado en normas, en particular la Carta de la ONU, concebida después de la Segunda Guerra Mundial para salvar a las generaciones sucesivas del flagelo de la guerra”.