martes 05 de abril 2022

Dos comunidades de Acosta cuentan por primera vez con servicio de electricidad

Proyecto -entregado este martes- dota de corriente eléctrica a vecinos de Bajo Arias y Bajo Pérez, en el cantón josefino de Acosta.

En Costa Rica, todavía existen zonas rurales que carecen de electricidad, incluso en el Gran Área Metropolitana. Ese es el caso de algunos sectores de comunidades como Bajo Arias y Bajo Pérez, ubicadas en el cantón josefino de Acosta.

Hoy la forma de vida sus habitantes ha cambiado radicalmente con la entrada en operación del nuevo proyecto recientemente culminado, que fue desarrollado de forma articulada entre el Instituto de Desarrollo Rural (Inder), la Cooperativa de Electrificación Rural Los Santos (Coopesantos R.L.) y la Municipalidad de Acosta.

Para llevar a cabo las obras en Bajo Arias y Bajo Pérez se requirió de una inversión total de ₡126.2 millones, de los cuales el Inder aportó ₡68 millones, Coopesantos R.L. ₡48.2 millones y el Municipio ₡10 millones.  

La obra fue entregada este martes por el presidente ejecutivo del Inder, Luis Diego Aguilar, el gerente general de Coopesantos, Mario Patricio Solís, y el alcalde de Acosta, Norman Hidalgo, con la presencia de colaboradores de las instituciones y de las comunidades beneficiadas. 

Sergio Ortiz, vecino de la comunidad comentó que con este proyecto de electricidad se solventaron muchas necesidades, ya que los emprendimientos se veían limitados para desarrollarse y enfrentaban problemas, como por ejemplo, la falta de refrigeración para conservar medicinas y alimentos.

“Muchas personas se han ido a vivir a otras comunidades por las limitantes que se tenían en estas comunidades. Ahora que ya contamos con este servicio, los emprendimientos podrán desarrollarse de la mejor manera y con más calidad de vida”, comentó Ortíz.  

“El trabajo articulado entre actores territoriales es fundamental para el desarrollo de iniciativas de alto impacto, sin las cuales los vecinos tendrían que esperar años para ver obras concluidas como esta. Ese es el caso de Coopesantos y el Inder. Entre ambas instituciones hemos invertido en el último año más de ₡1400 millones en proyectos de electrificación e internet para el beneficio de aproximadamente unas 12 mil personas”, indicó el presidente ejecutivo del Inder, Luis Diego Aguilar. 

Por su parte, el gerente general de Coopesantos, Mario Patricio Ortíz, se mostró satisfecho de llevar el servicio eléctrico a familias que habitan en comunidades muy alejadas del cantón de Acosta. “Estamos seguros que este esfuerzo conjunto traerá muchos beneficios para mejorarles la calidad vida, para el estudio y el desarrollo de las actividades económicas propias de la zona”, dijo.

El proyecto se desarrolló con el fin de mejorar las condiciones de seguridad y desarrollo de la comunidad, mediante la construcción de ramal de distribución de energía eléctrica e instalación de iluminación pública brindando a sus habitantes y visitantes una mejor calidad de vida. 

Las personas beneficiadas directamente son unas 128, e indirectamente 256 personas del Territorio Rural Acosta-Desamparados-Aserrí, quienes son productores de limón, hortalizas y cuentan con ganadería.