miércoles 13 de noviembre 2019

Deshielo por el cambio climático propaga un virus mortal entre las aguas del Atlántico y el Pacífico

El peligroso patógeno se identificó por primera vez en 1988 y se está extendiendo como consecuencia del derretimiento por el cambio climático.

Redacción
Repretel.com

 

El cambio climático genera la pérdida de hábitad y el derretimiento del hielo, afectando a la fauna nativa en el Ártico. Sin embargo, existe una consecuencia secundaria invisible del aumento en la temperatura de la Tierra y del ascenso en el nivel de las mareas que está aniquilando a especies marinas.

Asimismo, el deshielo del Ártico generó nuevas formas para que los animales subárticos y árticos interactúen, precisamente esa relación ha desencadenado un virus potencialmente mortal para los mamíferos del océano Pacífico norte, conforme un reporte recientemente publicado en la revista Scientific Reports.

El patógeno mortal conocido como Phocine es también conocido como PDV, y se identificó por primera vez en las focas que habitaban cerca a puertos de Europa, en 1988 el virus produjo la muerte de miles de estos animales y en 2002, el mismo moquillo se halló en nutrias marinas del norte de Alaska.

Causó sorpresa para la comunidad científica que la enfermedad se contagiara desde una especie diferente y en un océano distante, según recalcó la autora del estudio publicado, Tracey Goldstein, directora asociada del One Health Institute de la Facultad de Medicina Veterinaria de UC Davis, California, Estados Unidos.

Precisamente ese detalle llevó a creer que el derretimiento es el culpable de la propagación del patógeno. “La salud animal, la salud humana y la salud ambiental están muy vinculadas. Si una se deteriora, el resto también”, sostuvo Tracey Goldstein.

20minutos indica que el deshielo va ligado a un incremento del Phocine en los mamíferos de la zona. Además, Tracey Goldstein enfatizó durante una entrevista a National Geographic que el estrés generado por la necesidad de buscar alimentos más lejos puede debilitar el sistema inmunológico de la fauna en el Ártico, convirtiéndolos en objetos fáciles para la enfermedad.

Cerrar