miércoles 06 de octubre 2021

Argentinos desaparecidos en MX: la última hipótesis

Sus familiares no descartan el secuestro del yate o la hipótesis de piratería

Hace más de una semana que el M.O.I Guadalupe, el yate en el que viajaban los argentinos Renzo Spasiano (20) y Carlos Eduardo Juárez (43) se encuentra desaparecido. A medida que pasan las horas, la preocupación crece ante el temor de que la marina mexicana cese con la búsqueda. Las hipótesis son variadas, pero los familiares resaltan que el navío excedía las condiciones de seguridad y tanto ellos como las autoridades localesno descartan que pueda tratarse de un secuestro en el mar.

“El asalto que podría haber sufrido la embarcación y sus tripulantes no está basada en ningún indicio por el momento. Hay piratería pero más bien en las costas entre Haití y Jamaica, pero no se han presentado casos en esta zona”, señaló a LA NACION la Cónsul argentina en Ciudad de México, María Gabriela Quinteros, en relación al área de rastrillaje, donde es buscado el yate.

La Cónsul de la Ciudad de México aclaró que si bien los casos de piratería y secuestros no suelen ser frecuentes en la zona donde el yate dejó de emitir señales, la marina mexicana, sobre todo las capitanías de la isla de Cozumel y Playa del Carmen, “no descartan” la hipótesis.

La Marina mexicana publicó hoy una recompensa de 10 mil dólares para quiénes puedan aportar información del yate

Según explicó la diplomática a este medio, la única hipótesis que se descartó hasta el momento es la de una “avería por mal clima”. De todas formas, tampoco se desestimó que el navío haya sufrido un desperfecto por otras condiciones, por el cual podría estar a la deriva. “Por eso nuestro consulado en Playa del Carmen alertó a las autoridades marítimas en Cuba y Jamaica”, detalló Quinteros.

En las últimas horas, la marina de Puerto Aventuras emitió un comunicado en el que ofrece una remuneración de 10 mil dólares a quién pueda ofrecer información sobre el paradero del M.O.I Guadalupe, que regresaba de prestar ayuda humanitaria en Haití y perdió la señal a más de 200 kilómetros de la isla mexicana de Cozumel.

El yate M.O.I Guadalupe, desaparecido desde hace más de una semana, a 200 km de la isla mexicana de Cozumel

Por estas horas los familiares de los tripulantes argentinos tienen en consideración la hipotésis de un secuestro, ya que, según resaltaron, la embarcación se encontraba en “muy buenas condiciones” “llevaba consigo más de lo que exige el protocolo de seguridad”.

El yate contaba con todo tipo de elementos de seguridad: botes salvavidas que tienen antenas de rastreo, teléfono satelital- que funciona bajo del agua- y un spot de rastreo satelital que envía señales cada 20 minutos.

“La hipótesis de piratería o secuestro se basa en que al momento no se encontraron en la zona de búsqueda restos del yate, ni tampoco chalecos flotando, o evidencia de rastros de aceite en el agua. Pero es algo que pensamos descartando las otras hipótesis (un accidente, una explosión). No está confirmado”, precisó a LA NACION Rosella Spasiano, hermana de Renzo, el argentino de 20 años que se sumó a la travesía de ayuda a Haití como tripulante voluntario.

“Lo que no queremos nosotros es que sí se hace muy fuerte la teoría de que han sido secuestrados el estado de México deje de dar colaboración en la búsqueda donde pueden estar varados, ya que pasaría a ser algo judicial”, alertó, por su parte, Sergio Juárez, hermano del otro tripulante argentino y dueño del barco, Carlos Juárez.

A medida que pasan las horas, y a una semana de que el GPS del yate perdiera cualquier tipo de señal, los familiares solicitan a todos los países de la zona la activación urgente del protocolo de búsqueda y rescate. El pedido se da luego de que la marina mexicana extendiera por 48 hs más el protocolo de rastreo del yate.

Quinteros destacó también que la preocupación, en gran medida, responde a que los protocolos de búsqueda suelen regir por una determinada cantidad de días. Actualmente, la marina mexicana se encuentra rastrillando la zona con dos embarcaciones y una aeronave, en un radio de 241 km de la isla de Cozumel, mientras que los familiares de los tripulantes se encuentran rastreando la zona de Belice, por medio de colaboraciones privadas.