sábado 27 de marzo 2021

¡Alerta! Aléjese del “manzanillo de playa” puede causar quemaduras y reacciones alérgicas con solo estar bajo su sombra

Todas las partes de este árbol son extremadamente venenosas y la interacción o ingesta de cualquier parte de este árbol puede ser mortal.

El Centro Nacional de Control de Intoxicaciones (CNCI) de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) alerta a los vacacionistas con destino a las costas para que guarden distancia del llamado “árbol de la muerte” un árbol que ofrece sombra en la orilla de las playas, pero que exponerse a él puede causarle daños muy serios.

La Dra. Viviana Ramos, directora del CNCI aconseja aprender a reconocer el árbol “manzanillo de playa” para evitar quemaduras severas o reacciones alérgicas.

Existen reportes de que el solo hecho de recostarse bajo su sombra o utilizarlo como refugio puede causar irritación, esto porque los componentes tóxicos son altamente hidrosolubles y volátiles y pueden crear una atmósfera tóxica dependiendo de la temperatura y humedad en el ambiente; por esta misma razón no se recomienda albergarse bajo el árbol.  Además, el polen que despide el árbol también es altamente alergeno y puede causar lesiones en pacientes muy sensibles. El humo tóxico de sus quemas es intensamente irritante para los ojos e incluso podría causar ceguera temporal.

Según la doctora es usual que, después de las vacaciones, se presenten en emergencias personas con quemaduras, ampollas e inflamación que, luego de ser investigadas, revelan que estuvieron en contacto con el manzanillo.  

La alerta está relacionada con el impacto en casos específicos, pues los reportes del CNCI no registran más de 20 casos por año, sin embargo, si causa preocupación porque puede dejar secuelas y afectar la calidad de vida de las personas.  

Las quemaduras de este árbol pueden llegar a ser de segundo grado y convertirse en una emergencia alta. Ha habido casos de personas que han recibido tratamiento para varios días, incluso semanas, por lesiones graves y dolorosas.

La doctora Ramos asegura que en muchas playas los árboles están señalizados como peligrosos, pero en muchas otras están sin ninguna rotulación de peligro, por lo que los vacacionistas no acostumbrados a la costa pueden cometer el error de estar en contacto con él sin saber el peligro asociado.

El CNCI recomienda en caso de entrar en contacto con esta especie, lavar con abundante agua la zona afectada, y si es ingerido, que acudan a los servicios de emergencia a la mayor brevedad posible.

Para cualquier consulta pueden llamar al Centro Nacional de Control de Intoxicaciones a la línea gratuita 800-INTOXICA (4686-9422), disponibles 24/7 todos los días del año.