Cerrar
martes 12 de octubre 2021

Alarma en Colombia por la ejecución de un niño y un joven tras ser acusados de robo

En videos y fotos difundidas en redes sociales, se ve a los chicos con aire afligido, las manos atadas hacia adelante con cinta adhesiva mientras una persona fuera de cámara los acusa de “ladroncitos”

Redacción

repretel.com

La ONU y las autoridades de Colombia investigan el asesinato de dos adolescentes venezolanos de 12 y 18 años, que fueron baleados luego de haber sido señalados de robar un almacén en una violenta región cocalera del noreste del país, según diversas fuentes divulgadas este lunes.

En videos y fotos difundidas en redes sociales, se ve a los adolescentes con aire afligido, las manos atadas hacia adelante con cinta adhesiva mientras una persona fuera de cámara los acusa de “ladroncitos”.

“Lamentablemente son muchachos muy jovencitos, no queremos verlos mañana por allá tirados en alguna orilla de las carreteras”, dice la voz anónima.

Los cuerpos de los adolescentes fueron encontrados más tarde en una zona rural, aparentemente baleados y con las manos todavía amarradas.

Un cartón con la palabra “ladrones” escrita a mano reposaba sobre el cuerpo del más pequeño, tirado bocabajo con una mochila roja

Jaime Marthey, defensor de pueblo del departamento Norte de Santander donde ocurrieron los homicidios, aseguró que los jóvenes fueron sorprendidos robando ropa en Tibú, una población fronteriza con Venezuela.

Los comerciantes los ataron, pero luego “fueron arrebatados (…) por un grupo armado ilegal que se los llevó con un destino desconocido donde luego aparecieron muertos”, agregó Marthey en entrevista con Blu Radio.

Según el defensor, los jóvenes eran migrantes que huyeron de la crisis económica de Venezuela.

El coronel de la policía, Carlos Martínez, responsabilizó a las disidencias de la exguerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que se apartaron del acuerdo de paz firmado en 2016 y aseguró que se adelantan pesquisas para esclarecer el crimen.

La oficina de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia rechazó el homicidio del menor de 12 años y pidió a las autoridades “investigar estos hechos”.

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, envió una carta a su par colombiano, Francisco Barbosa, para pedir “el esclarecimiento de la situación ocurrida y el establecimiento de las responsabilidades que haya lugar”.

Más temprano, Saab escribió en Twitter que “no se ha logrado la identificación plena de los cuerpos y no han sido reclamados por ningún familiar: los mismos reposan en la morgue de Cúcuta”.

“Hemos conocido extraoficialmente que autoridades del lugar remitieron” a la oficina de identificación de Venezuela (Saime) para “obtener las huellas para la identificación” de una de las víctimas, indicó.

El convulso municipio de Tibú concentra la mayor cantidad de narcocultivos de Colombia con más de 19.000 hectáreas sembradas de hoja de coca, según la ONU.

Disidentes de la otrora guerrilla de las FARC, rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y narcos de origen paramilitar se disputan el territorio a sangre y fuego para controlar el negocio de la coca.

Organizaciones no gubernamentales como la internacional Human Rights Watch han denunciado que miles de migrantes venezolanos llegan a la región por el precario control de los pasos fronterizos y terminan atrapados en el conflicto armado colombiano.