Domingo, 9 de Abril de 2017 | 3:00 pm

Janet Jackson y su esposo se separan sólo tres meses después de convertirse en padres

Janet Jackson y su esposo se separan sólo tres meses después de convertirse en padres

El matrimonio de la cantante Janet Jackson y el magnate catarí Wissam Al Mana llego a su fin a cinco años de haber contraído matrimonio. La pareja se separó a tres meses de haber recibido a su primogénito, Eissa Al Mana, según informa la revista People citando al sitio Page Six.

La hermana menor de Michael Jackson, de 50 años, y el millonario se casaron en 2012. Un año después contaron a la prensa que estaban intentando tener un hijo. Finalmente dieron la bienvenida a Eissa el 3 de enero.

Por ahora se desconocen los motivos de la ruptura. Mientras algunas fuentes dijeron a los medios estadounidenses que se trata de una separación de mutuo acuerdo, otros aseguraron que Jackson se ha sentido muy controlada por Mana en los últimos meses.

La intérprete ha estado casada en tres oportunidades. Primero contrajo nupcias con el cantante James DeBarge (1984 a 1985), luego con el bailarín mexicano René Elizondo, Jr. (1991 a 2000) y posteriormente con el catarí.

Noticias Recomendadas

+Noticias Repretel

sucesos

Confirman la muerte de uno de los heridos en balacera en San Diego

cultura

Festival de la Primavera: Curiosidades chinas

cultura

La comunidad china celebró el Festival de la Primavera

sucesos

Balacera deja cinco heridos graves

nacionales

El roba planchas también ataca en tiendas de ropa

sucesos

Ladrones asaltan en bicicleta

nacionales

OIJ requiere localizar a varios sujetos quienes fueron grabados cometiendo delitos

nacionales

Autoridades piden expulsar del país al hermano del libanés asesinado hace un año frente a escuela

sucesos

Trágico accidente dejó a dos personas muertas en Cartago

sucesos

Cuatro personas fallecieron en un accidente en la ruta 27 cerca de Turrucares

fútbol internacional

El increíble dato que muestra la mala relación de Cavani con Neymar y Mbappé

internacional

Siamesas con dos cabezas y unidas por su pelvis lograron su primer trabajo como profesoras de matemáticas