Miércoles, 8 de Agosto de 2018 | 8:48 pm

'Keylor no seas tonto y deja ya de sacrificarte por nosotros, te vamos a querer igual'

Esta fue la emocionante carta de un socio del Real Madrid a Keylor Navas.
'Keylor no seas tonto y deja ya de sacrificarte por nosotros, te vamos a querer igual'

Una sentida carta de uno de los socios del Real Madrid fue dada a conocer este miércoles en el sitio lagalerna.com en donde el aficionado madridista muestra todo su respeto, cariño y comprensión de la situación de Keylor Navas.

Con frases como; “Eres de los nuestros, carajo, déjame latir contigo mientras lloro lo que celebro o lo contrario, maldita sea. Ojalá sí. Ojalá lo que tengas que hacer sea quedarte” muestran el deseo de continuar con el paso de Navas por el Real Madrid, aunque también le recomienda en otra parte del texto aprovechar las ofertas que salgan para seguir brillando al máximo nivel.

Una carta que muestra el cariño que ha logrado cosechar Keylor Navas en Madrid y que también muestra el sentimiento extraño que causó la oportunidad de comprar a Courtois a un buen precio pero teniendo en su planilla a un portero histórico.

Acá le dejamos la carta del socio madridista: 

Querido Keylor:

Es posible que sean horas aciagas o agridulces. Si a nadie puede entusiasmar que contraten a otro para el puesto que ocupa, menos aún gustará a quien se ha convertido por legítimo derecho en héroe del puesto en cuestión.

Como reza la jerga futbolera argentina en las redes sociales, denme mayúsculas más grandes, pero no para vilipendiar a nadie como si yo fuera un nick porteño, sino para proclamar a los cuatro vientos que no habría undécima sin ti, que no habría duodécima sin ti, y que no habría lugar para este salmo numérico si no hubieras descerrajado el mejor partido jamás disputado por un portero en el partido de vuelta de las semifinales de la decimotercera. Siempre serás leyenda, pero nunca tan leyenda como haciendo hincar rodilla en suelo a toda la delantera del Bayern de Múnich en el Bernabéu, uno a uno, genuflexos y mohínos, doblando la cerviz ante tu estampa de deidad del nuevo mundo para llevarnos a todos hasta Ucrania.

Yo ya supe, te confío, que a tu lomo cruzaríamos el Mar Rojo cuando te vi llegar al Bernabéu al frente del modesto Levante para desesperar a Cristiano y a todos cuantos quisieron batirte. “Este hombre es nuestro”, pensé desde mi localidad en la grada. Siempre me equivoco pero no en esa hora y lugar. No es ya que fueras a ser nuestro. No es ya que estuvieras destinado a serlo. Es que la providencia tenía reservado para ti el pasaporte a un Olimpo donde nunca los dioses tuvieron tus trazas. “Cómo vas a dar la portería del Real Madrid a un tío de Costa Rica?”, dijo off-the-record un periodista gilipollas. For the record, en cambio: tres Champions y una Liga, entre otras gestas y en los morros de snobs y de xenófobos.

Ahora el Madrid ha decidido estar a la altura de una oportunidad irrenunciable: la de contratar al (quizá) mejor portero de la actualidad a un precio hilarante (por barato) en los parámetros actuales. Tanto afecto te profeso que mucho me gustaría odiar al club por lo que acaba de hacer, pero no puedo. Soy socio del Real Madrid, y no me parecería que el club estuviera llevando a cabo una gestión leal de mi (ínfima) aportación económica si se hubiera abstenido de aprovechar este gran azar. Thibaut tenía que ser del Madrid de manera tan inexorable como tú tenías que ser de nuestros corazones. A veces las cosas tienen un reverso desolador sin que ello signifique que las cosas no estén bien así. Tú, que paradójicamente eres un gran maestro de la aceptación y de la rebeldía, ambas al mismo tiempo, lo has de saber muy bien.
Ahora, querido Keylor, haz lo que tengas que hacer. “Que venga quien sea, yo aquí me quedo”, te escuché una vez bramar en silencio, como si fueses una efigie mirando a los ojos de Indiana Jones desde el corazón de una pirámide. Ojalá lo que tengas que hacer sea quedarte para pelear por el puesto con Thibaut, porque eso nos permitirá no perderte. “Díganlo bien fuerte: tengo las mismas ganas de irme que de morirme”, has dicho también. Eres de los nuestros, carajo, déjame latir contigo mientras lloro lo que celebro o lo contrario, maldita sea. Ojalá sí. Ojalá lo que tengas que hacer sea quedarte.

Sin embargo, si lo que se presenta ahora es un reverso de fortuna en la hora aciaga, y quieres que el Madrid no sea el único que aprovecha los trenes, no dudes en agarrar de un salto el que venga, porque el tiempo no espera. Nosotros nos quedaremos en el andén con el corazón encogido, como siempre pasa cuando se nos va un verano, como sólo pasa cuando se nos va algo muy bueno a lo que ya nos habíamos acostumbrado. Si nos ha llegado la hora de dejarte ir, no seas tonto y deja ya de sacrificarte por nosotros. Te vamos a querer igual allá donde vayas: los mitos lo son porque no entienden una mierda de geografía, y tú serás del Madrid (qué digo: serás EL Madrid) allá donde quieras que estemos. Te eximimos de tener que decirnos que nos quedamos aquí.

Con todo, ojalá nos lo digas.
 

Temas relacionados:

Noticias Recomendadas

+Noticias Repretel

salud

Combate las hemorroides con estos remedios caseros

nacionales

Presupuesto 2019: Diputados recortan monitoreo a presidencia

entretenimiento

José José publica extraño e impactante audio para hablar de su salud

nacionales

Pico alto de paquetes que llegan desde China y EE.UU

nacionales

Madre bombera narra sus vivencias combatiendo emergencias

nacionales

Alerta por llegada de onda tropical 42

fútbol nacional

Cartaginés derrotó por 3-2 a Herediano

fútbol nacional

Alajuelense venció a Santos y refirmó liderato

entretenimiento

Jennifer Lopez presume su abdomen -y cuadritos- a los 49 años

tecnología

Estas son las novedades de WhatsApp que pronto verás en tu móvil

nacionales

Detienen a banda por intento de homicidio

entretenimiento

Maribel Guardia apoya a modelos transgéneros en concursos de belleza