Sábado, 23 de Junio de 2018 | 10:32 am

Amenazaron de muerte a Carlos Sánchez, y Colombia revive los fantasmas del caso Escobar en una fecha funesta

El actual jugador del equipo nacional padeció la furia de los fanáticos cafeteros tras ser expulsado al inicio del partido contra Japón.
Amenazaron de muerte a Carlos Sánchez, y Colombia revive los fantasmas del caso Escobar en una fecha funesta

Colombia está revolucionada después de la derrota que sufrió la selección cafetera a manos de Japón por 2-1. Los sudamericanos nunca imaginaron una derrota en el primer partido, y algunos descargaron su furia con Carlos Sánchez, el defensor que se fue expulsado a los tres minutos de juego.

En Colombia, amenazar de muerte a un jugador conlleva una doble preocupación, ya que, tras el Mundial de los Estados Unidos 1994, esa intimidación fue concretada por un grupo de narcotraficantes.

La selección colombiana había empezado con el pie izquierdo. A los dos minutos, el japonés Yuya Osako tuvo la primera opción de gol que fue bien cubierta por David Ospina, sin embargo, en la segunda jugada, La Roca optó por poner el brazo para interceptar la pelota que iba directo a la red.

Acto seguido se produjo la expulsión del defensor colombiano y posteriormente el primer gol del conjunto asiático de penal. Aunque los cafeteros lograron igualar el marcador, a los 73 minutos, el mismo delantero que generó la primera jugada de peligro del partido, convertía el gol definitivo con el que Japón se impuso 2-1.

"Si Andrés Escobar fue asesinado por anotar un gol en propia puerta, entonces Carlos Sánchez debería ser asesinado y su cadáver orinado ", escribió un usuario en las redes sociales, mientras que otro publicó una imagen de Escobar con la inscripción: "Propongo un sueño".

Las amenazas encendieron las alarmas en el país sudamericano, porque aún sigue latente la terrible historia que envuelve al fallecido defensor. El 22 de junio de 1994, la selección sudamericana se enfrentó a la anfitriona del Mundial por la segunda jornada de fase de grupos. A los 34 minutos, Escobar quiso interceptar un centro y terminó metiendo un gol en contra. Aquel encuentro también terminó 2-1.

Una victoria ante Suiza no fue suficiente y los cafeteros se retiraron prematuramente del Mundial. 10 días después de ese error ante los norteamericanos, Escobar murió en un hospital de Colombia tras ser baleado dentro de su auto por Humberto Muñoz Castro, el chofer de los hermanos Pedro David y Juan Santiago Gallón Henao, vinculados al narcotráfico. Los fervientes fanáticos discutieron con el defensor y no soportaron la pronta eliminación.

Ahora, la policía investiga a los agresores y según la cadena de radio RCN, hay expertos en informática de la Dirección de Investigación Criminal intentando dar con el paradero de la computadora desde la que se envió la amenaza.

Además, la cuenta de Twitter "@HumoAguilaFPC", desde la que salió la amenaza comparativa con el difunto futbolista colombiano, también fue cerrada tras recibir una ola de críticas.

Noticias Recomendadas

+Noticias Repretel

nacionales

Fuertes lluvias afectaron comunidades en Heredia

sucesos

Un mujer falleció tras ser herida con arma de fuego

nacionales

Una mujer y un menor de edad fueron detenidos como sospechosos de fraude informático

entretenimiento

Así lucía Kim Kardashian cuando estaba en el colegio

fútbol internacional

Un ex jugador del Barcelona reveló el calvario que vivió en el club: "Estaba pasándola mal"

fútbol internacional

Con ayuda del VAR, el Real Madrid venció al Espanyol por la Liga española

entretenimiento

Carmen Villalobos se luce con sensual vestido de terciopelo azul

fútbol internacional

La guerra pública entre los presidentes del Real Madrid y el PSG por Neymar

entretenimiento

Anahí reaparece con diminuta cintura, pero su rostro levanta sospechas

nacionales

¡Primera resolución! Juez declara ilegal la huelga en el Consejo Nacional de Producción

fútbol nacional

¡Atrapados en la presa! Limón FC solicitó suspender partido ante San Carlos

fútbol internacional

Luka Modric acepta la pena de ocho meses de prisión por fraude fiscal