Viernes, 17 de Marzo de 2017 | 2:09 pm

NASA hace anuncio sobre cinturones de radiación

Los cinturones de radiación son conocidos como los "cinturones de Van Allen", en honor de su descubridor, James Van Allen

NASA hace anuncio sobre cinturones de radiación
NASA hace anuncio sobre cinturones de radiación

La Tierra está rodeada de cinturones de radiación que comienzan aproximadamente 1.000 kilómetros por encima de la superficie. Estos han sido estudiados durante años para comprender exactamente su forma y tamaño. Se creía que estos dos escudos de radiación eran un obstáculo para las misiones tripuladas a otros planetas. Sin embargo, la NASA ha dado nuevos datos sobre ello. En YouTube se puede observar cómo estos cinturones están alrededor de nuestro planeta.

Hace más de cincuenta años, el físico estadounidense James Van Allen descubrió la existencia de dos campos de energía que rodean la Tierra. Como se ve en YouTube, si pudiéramos verlos serían como una especie de un donut que tiene a nuestro planeta en el centro.

Estos cinturones que recibieron el nombre de "cinturones de Van Allen" en honor a su descubridor, están sujetos a la radiación del Sol, lo que genera que se contraigan o se ensanchen.

Hay dos "cinturones de Van Allen": El interior, a una distancia de 1.000 y 5.000 km de superficie terrestre y el exterior, entre 15 mil y 20 mil km de recorrido.

Durante años la agencia espacial construye vehículos blindados para las misiones tripuladas, pero un reciente estudio de la NASA menciona que el cinturón interior de Van Allen no es tan peligroso como se creía.

Este descubrimiento fue posible gracias a dos sondas que la NASA colocó en la órbita el año 2012. Desde ese momento se analizó la composición de los "cinturones de Van Allen". Los espectrómetros a bordo de estas sondas pueden diferenciar las partículas como electrones y protones de alta energía.

Lo que han descubierto en la NASA es que el cinturón interior no es muy energético. Los electrones de alta energía casi ni existen en el cinturón interior, a menos que la actividad solar se intensifique.

A pesar de ello, este estudio no hará que se elimine la protección que tienen las naves, pero sí abre la posibilidad de explorar nuevas órbitas más fácilmente. 

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios